La emoción en “Catulo en el destierro”

de José Ángel Leyva. Por: Jaime Londoño.
Antes de entrar a conversar de “Catulo en el destierro”, libro escrito por el poeta mexicano José Ángel Leyva, es preciso aclarar lo que es la emoción creadora, es decir, aquella que culmina en la producción de una escritura creativa. A tal fin me he valido de diversos estudios que pueden dar luces sobre el fenómeno creador, pues bien lo afirma Edgar Morin: “el pensamiento complejo rechaza las consecuencias mutilantes, reduccionistas” como lo haría la sicología en el caso de la creación poética.

Foto: De izquierda a derecha los poetas; Juan Manuel Roca, Juan Gelman, José Ágel Leyva y Antonio Deltoro. Foto: Pascual Borzelli.

Ver nota completa

Las preguntas, la memoria y la pequeñez de dios

informe-invernalUna afirmación contundente de Edmond Jabés se revuelve en mí al leer la poesía de Jovan Zivlak (1947): “La respuesta no tiene memoria. Sólo la pregunta recuerda”. Esto es así, no sólo por la fuerza de las preguntas del poeta serbio, sino por todas las posibles respuestas que permanecen flotando en el aire de la incertidumbre, el desasosiego y una cierta nostalgia.
Ver reseña completa

Reseña Ciudades en el tiempo

ciudades-en-el-tiempo-200x31215diario.com No. 1839
Jueves 14 de Mayo de 2015
Ciudades en el tiempo
Eligio Coronado

Monterrey.- Algunos viajan y olvidan, otros viajan y recuerdan, atesoran, procesan, crecen. Antonio Cisneros es de éstos.
Como escritor y maestro universitario recorrió diversas ciudades del Perú, Estados Unidos, Europa y el Medio Oriente: Budapest, París, Londres, Niza, San Francisco, Manhattan, Berlín y Tokio, entre otras.
Ver más

La Otra, mestizaje cultural en la red

Nota de José Ángel Leyva en la Revista InComunidade
jose-angel-leyvaLa tradición editorial en México se debate en medio de grandes intereses comerciales: la lectura no es un fin y muchas veces tampoco un medio. Quiero decir que las librerías y las trasnacionales que tienen como producto de venta al libro se interesan escasamente por colocar en sus catálogos y anaqueles, o mesas de exhibición, a las revistas literarias, y no se diga a las de poesía, a las que se destina a la negación: “la poesía no se vende”.
Ver Nota Completa