mmichel-houellebecq

Michel Houellebecq, un velo de Sumisión

mmichel-houellebecqOlga Leticia Valles nos aproxima al escritor francés que genera escozor en la sociedad francesa, que mira con desconfianza y miedo no a los migrantes, sino particularmente a los musulmanes. Pero en realidad ¿quién le teme al Islam en el laicismo?

 

 

 

La Sumisión de Michel Houellebeq

Olga Leticia Valles López

Olga Leticia Valles
Olga Leticia Valles

Michel Thomas (Houellebeq) es un es un poeta, novelista y ensayista francés, nacido el 26 de febrero de 1956 (o 1958 según su acta de nacimiento) en La Reunión, una isla perteneciente a la República de Francia situada al oeste del Océano Índico, a unos 700 kilómetros de Madagascar, cuya población es multicultural y en ella conviven diversas religiones. Hoy por hoy es el escritor más vendido en su país. Sus novelas Las Particulas Elementales y Plataforma le dieron fama internacional de “provocador”, aunque asombró al mundo con su tono de irreverencia y amargura (ésta última, muy característica del pueblo francés) con la que trata los temas de sus libros.

Sus primeros textos fueron publicados en 1986 La búsqueda de la felicidad (poemas):, en 1992 obtuvo el premio Tristan Tzara, pero fue su primera novela La extensión del dominio de la lucha en 1994, que lo hizo aún más famoso.

Su segundo libro de poemas se llamó “El sentido del combate” de 1996, por el que le otorgaron el premio Flore, pero no fue hasta su segunda novela Las partículas elementales  que obtuvo un triunfo público a nivel internacional.

La carte et le territoire lo hizo ganador del Premio Goncourt 2010. Pero es su libro Sumisión el que ha causado una gran controversia debido a lo profético de su trama. Es el sexto libro de Houellebcq y trata de una historia donde la intriga se desarrolla en una Francia islamizada en el 2022, la cual comienza hacia finales del segundo quinquenato del presidente francés Francois Hollande. Lo curioso del asunto, es que las elecciones francesas fueron ganadas recientemente por Emmanuel Macron, quien se aseguraba era el delfin del Hollande. Editado por Flammarion, este libro de 300 hojas (que incluso fue pirateado entes de su presentación), provocó comentarios muy contradictorios en los medios de comunicación.

La posibilidad de un régimen islamista en Francia, donde el orden social en 2022, se decanta por una “fraternidad musulmana”, que obliga a las mujeres a usar velo, lleva la paz a las cités y las banlieues y elimina el desempleo, y regresa a las mujeres a sus casas.

Los musulmanes franceses son lo opuesto de los socialistas, y mas aún, de los ecologistas. Pero en temas de eutanasia y matrimonios homosexuales, la posición de los musulmanes franceses coincide con la posición católica o de derecha francesa. En temas como la inmigración o el RMI –salario minimo de desempleo, otorgado por el Estado-, los católicos se colocan más bien del ala izquierda.

En Sumisión, Houellebecq presenta el hecho consumado de que un partido católico y un Partido musulmán podrían ponerse frecuentemente de acuerdo y hasta tener plataformas políticas comunes. Es por ello que a Houellebecq se le acusa de jugar con el miedo que se tiene en Francia al islam y de apoyar las ideas del partido Frente Nacional, de extrema derecha.

Según el autor, el Islam se va expandiendo mundialmente porque es una religión detenta la verdad, como todas las demás religiones monoteístas, incluyendo al cristianismo y al judaísmo,  y desea compartirla e imponerla en todo el mundo. Por tanto, es normal que busque conquistar nuevos adeptos, como toda religión con aspiraciones universales, si no lo hiciera serían considerada una religión tribal. Pero una religión universalista es por naturaleza expansionista.

En su libro, Houellebecq describe un islam bastante moderado. Acostumbrado a las polémicas que desencadena cada presentación de su libro, él niega provocar con su obra a los musulmanes: “Lo que hice, fue un aceleración de la Historia, pero no puedo decir que es una provocación, en la medida en que no digo cosas que pienso son mentiras, que la escribo sólo por molestar”. El autor está convencido de que su historia novelada corresponde a una “evolución normal” y “lógica” de lo que actualmente pasa en Francia. Afirma que él sólo recrea el miedo que impera en su país hacia la creciente población musulmana, y ese es un hecho real.
Aunque Houellebecq tuvo que abandonar la promoción de su libro por el ataque al periódico Charlie Hebdo, y contratar los servicios de guardaespaldas, declaró: “Este periódico es el objetivo mas emblemático de Francia, sobretodo porque es dirigido por judíos”. Para sus defensores, Sumisión es un gran libro, con una extraordinaria consistencia novelesca. Estos piensan que las predicciones de Michel Houellebecq pertenecen a la misma familia que las novelas proféticas del siglo XX, como: 1984, de George Orwell, y Un mundo feliz, de Aldous Huxley. A Houellebecq no le interesa la resistencia, él piensa simplemente que Occidente está frito, tan frito que no hay nada más que hacer.

“No es el islam radical del que trata mi libro”, responde cuando le han preguntado si el libro es un regalo para Marine Le Pen, ex candidata a la Presidencia de la República por el partido de extrema derecha Frente Nacional. Dice no conocer ninguna novela que haya cambiado el curso de la Historia, contrariamente a lo que sucede con los ensayos. Para él la campaña de Le Pen y sus objetivos se venían desarrollando bien al margen de su narrativa.

En el 2001, el autor había declarado que el Islam es la religión más estúpida: “La lectura del Corán es una cosa asquerosa. Desde que nace el islam, se hace notar por su necesidad de someter al mundo. Su naturaleza es el sometimiento. Es una religión peleonera, intolerante, que vuelve a las infelices a las personas”, y más adelante, en otro medio, afirmó: “El islam, no pudo nacer mas que en el desierto estúpido, en medio de los beduinos cochinos que no tenían nada más que hacer, discúlpenme, que sodomizar camellos” (Plataforma). Tiempo después corregiría, y diría que luego de leer El Corán su opinión había cambiado.
Houellebecq concibe la literatura “como un programa de sobrevivencia”. Reconoce como sus maestros literarios, los que más han influenciado en su trabajo, a Jean de La Ville, de Mirmont, y Joseph Conrad. En Sumisión queda expuesta su opinión sobre la sociedad francesa: “Francia es la intolerancia, el odio y el miedo.” Esta declaración la hizo después de que abandonó su país para irse a Irlanda, lo que le permitió, a su regreso, ser más sensible a las modificaciones políticas, económicas y sociales de su patria. Houellebecq no sólo es polémico por el tema político de sus novelas, sino además por sus declaraciones de toda índole moral, como “El amor no compartido es una hemorragia” o “la ausencia de ganas de vivir, no es suficiente para tener ganas de morir”. Dejamos pendientes el tema de su afición al sexo oral, como sujeto pasivo, y su tendencia narcisista a la depresión.

Bibliografía del autor: (1994) Extensión del dominio de la lucha; (1997) La búsqueda de la felicidad; (1998) Las partículas elementales; (2000) Lanzarote; (2001) Plataforma; (2005) La posibilidad de una isla; (2008) Enemigos públicos y (2015) Sumisión.

Olga Leticia Valles López
Nació en Durango el 5 de marzo de 1965. Por influencia de su padre, quien murió cuando tenía once años, se refugió en la lectura de la cruenta realidad del norte de México. Soltera por convicción, pero en su haber tres relaciones de facto. Sin hijos. Viajó a Francia en 1993 para realizar estudios de posgrado, abogada de profesión, vive actualmente en su ciudad natal.

 

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster