xavier-oquendo

RE-definir la nostalgia en Xavier Oquendo

xavier-oquendoA propósito del libro « Lo que aire es », publicado recientemente por Valparaiso Ediciones, de España, Jorge Luis Bustamante escribe: En la poesía de Xavier Oquendo se encuentra este dar sentido a la “cosa”, a lo innombrable, para volverlo aire.

 

 

 

(Re) Definir la nostalgia

Jorge Luis Bustamante Álvarez

Lo que aire es
Xavier Oquendo Troncoso
Valparaiso Ediciones
Granada, España, 2014

lo-que-aire-esLa palabra es un pájaro alegre que canta en las manos del plumero, rabia, sufre y aprende del dolor. El poeta no está en el aquí y ahora, siempre será un desfasado de época, un total desubicado, porque el alma del poeta es un pájaro con las alas quemadas que hace de su sentir ceniza repartida en el naturaleza. El libro “Lo que aire es” es una soledad que se abre en cada página, se da al mundo, desnudo, sabiendo que su única patria es la palabra, rompe al lenguaje, reinventándolo en cada gesto, en cada hecho y circunstancia propia y del otro. Todas las calles doblan en la esquina del poema en “Lo que aire es”, se vuelven parte de los rostros que hemos sido y que llegaremos a ser.

Cuanta nostalgia cabe para llegar a ser cuerpo o algo. En la tinta de los poemas de este poemario se encuentra la relación entre el dolor, el aprendizaje y las pequeñas cosas que nos hacen ser. Una infinita dialéctica entre el volver a casa y a la tristeza que se vuelve cuerpo.
El dolor es un aprendizaje que viene a plazos, el poema viene a ser un confidente de este, un cómplice que se posa entre lo simbólico y lo imaginario dando forma a este real, a la ominosa memoria de la nostalgia. En la poesía de Xavier Oquendo se encuentra este dar a sentido a la “cosa”, a lo innombrable, para volverlo aire.

Al fin y al cabo, el mundo
Es un dolor inmenso que siempre inicia.

Y ni se diga, la poesía.
(De como el poeta trata de huir del dolor, Lo que aire es)

La palabra es transgresora de los límites de lo cotidiano, los vértices de la vida y la poesía encuentran unión en la hipotenusa del dolor, aquel esqueleto que pinta en el recuerdo muchos nombres. Habitar el dolor, hacerlo compañía, dejar que este se vuelva un confidente, son muestras de lo que se percibe en “Lo que aire es”. En este libro la poesía se reinventa en cada espacio de la vida, este  le conversa con su misma voz tocando la belleza del amor y del desamor.
El mundo es constante creación donde la poesía se vuelve una salvación de estas y aquellas cosas que vuelven con sus muletas a ser golpe y piedritas en nuestra ventana, Xavier Oquendo construye una nueva realidad llena de sentido e imágenes poderosas partiendo de lugares comunes. La comisura de la primera arruga, el primer golpazo del amor, la despedida, los duelos de la infancia y la nueva adultez toman fuerza para llegar al lector en imágenes que se apoderan de su mente. Tercas, siempre siendo algo mas que un dolor premeditado, se vuelven un aprendizaje y se alejan de la primera persona para convertirse en el mundo que nos puebla.

Otra vez la juventud luego de años
mirándome desde los otros.
Otra vez esa especie de mueca,
ese espasmo que se queda con uno
hasta que el efecto eche raíz en el recuerdo.

Xavier Oquendo siente y hace sentir a través de la palabra un lenguaje real y poderoso cargado de una pluralidad de sentidos y significantes que dan vuelta innumerable al recuerdo y al poema en sí mismo. Este libro nos presenta una realidad creada a través de los ojos de un árbol poesía que ha sentido el otoño de las fieras peligrosas. Se destruye al dolor para reconstruirlo nuevamente en una nostalgia buena, en un ser palabra que trasciende la realidad estática y vertiginosa de la vida.
El reto más grande que la poesía de Oquendo logra en este libro es salir de si al nacimiento del otro, se construye desde una soledad propia y a veces advenediza al otro y sus telares. “Lo que aire es” reinventa cada espacio del mundo, aquellas pequeñas cosas, la palabra se vuelve un sujeto inconforme.
Ha sido un largo camino para llegar a este punto, que no es el final, en donde se encuentra la poesía de Xavier Oquendo, así como también su palabra, que (re) define a una nostalgia milenaria.

Pero esto, que he logrado coleccionar en los sentidos.
Esto que ahora habita en la plaza de mis conocimientos
y que se ha formado como un collar de perlas preciosas
en las minas marinas del pasado, solo serán
otra forma de ser y de serme
y de estarme.
Y de darme al mundo.

La poesía de Oquendo sale de si para encontrar su retorno en las aguas mansas que esconden debajo el oleaje y las sales de la pequeña infancia, el verso ha llegado, se ha destruido, se ha vuelto aire, suspiro, pero vuelve con un sentir intenso, con un antiguo patrimonio de miedos y catedrales de olvidos. Estos versos se contemplan en los otros rostros, los que le fueron, los que le son y los que serán, existe una ventana abierta por donde se cuela lo que aire es, se posa en las lechugas, en el café de domingo, en el retrato asustado de la primera infancia.

Hasta nunca poblada infancia. Vaca loca y triste.
Sulfato inflado de mis recuerdos barrocos,
de mis ínfulas de felicidad. Hasta nunca
risco de niño herido. De la herida con azufre que huele.
Que corroe. Que incita. Adiós, hasta que te haga la muerte.

La poesía es salvación, una dulce condenada que se alza en la gruesa argamasa de las distancias del olvido y la ciudad. Los referentes en la poesía de Xavier Oquendo se unen en un solo poema que tiene una voz personal, fuerte y sincera así como el cariño hacia el poeta que es dedicado. “De como el poeta le dedica un poema a Juan Gelman aprovechándose de un verso de Cesar Vallejo” es la muestra de un Oquendo fuerte que sabe lo que es el dolor ajeno tanto como el propio, que ha sido visitado por los Heraldos Negros y ha convivido con ellos, un poema que se da al mundo de manera personal y sincera.

El golpe ha llegado.
Hizo puñete de platino y golpeó la mesa.

con este penar intenso,
llegó a destrozarme el espíritu.
Y todo,
para salvarme.

Xavier Oquendo
Ya no es solo el autor quien se enuncia en el texto, son aquellos que le fueron, que vuelven en la tinta espesa a hacerse poema, el sujeto se ha fragmentado y se ha hecho enunciado y enunciante. La poesía firme de Xavier Oquendo se construye en la cotidianidad de los actos. El dolor es un aprendizaje que no cualquiera sabe sobrellevarlo, a Xavier las alas de la poesía lo han salvado. La palabra rabia este libro se aleja de todos los nombres para ser uno, silencio. Él es aire, es suspiro de montaña, es silencio después de manifestarse en sus poemas.

Los poemas de “Lo que aire es” se muestran en una especie de desdoble, se ha dejado de lado el narcicismo de ser el único cuerpo, los poemas en este libro se dan al lector de una manera inmensurable, lo transforman en piel de recuerdo. La palabra no muere después del poema, se mantiene como brizna, como aire en el ser del lector, llega hasta las más huesudas intenciones a hacerse más que verbo y carne, se instala en los poros del recuerdo.
“La poesía no es un pájaro. Y es. No es un pulmón, el aire, mi camisa, no, nada de eso. Y todo eso […] La poesía es una forma de vida.” (Juan Gelman) Una poesía que guarda un cántaro lleno de espera, firme en su palabra. “Lo que aire es” se presenta como un cuaderno en donde el lector se vuelve cómplice y protagonista de la palabra y la experiencia que se tuvo y se tendrá. Este libro es poesía pura que canta como el tio juan pio pio, se abre como un dolor inmenso. Xavier Oquendo nos da una poesía madura que llega al lector para salvarlo de la inmediatez de la vida, se posa como una pausa que da sentido, él es ya uno de los grandes exponentes de este género literario por lo que recibimos con los brazos abiertos a su poesía y a su ser que se da en cada silaba, dejando que las aguas a las que nos conduce este libro nos salven, la palabra se regocija a la escritura de Xavier Oquendo, un poeta que ha venido para quedarse, que seguirá re haciendo las palabras y el lenguaje mudo que nos habla, él seguirá volando en compañía del ala de la poesía para siempre donde el mundo y la palabra son su patria.
______________________________________________________________________

Jorge Luis Bustamante Álvarez
Jorge Luis Bustamante Álvarez

Jorge Luis Bustamante Álvarez (Quito, 1994). Estudiante de Psicología Clínica en la Universidad Politécnica Salesiana. Colaborador de la revista Utopía. Cofundador del grupo poético «El tornillo» y autor de Histeria y otros delirios (El ángel editor, 2014).

 

Charla con Xavier Oquendo Troncoso en “Yo es otro” La Otra radio en Código CDMX

 

Más de La Otra Gaceta este mes

 

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

Un comentario sobre “RE-definir la nostalgia en Xavier Oquendo”

  1. En medio de mi agitado tiempo, vine a ver tan sólo el teléfono de Xavier Oquendo. No encontré, una pena para mí. Pero como dice el argot popular, “por algo será que no encontré, que no pasó, etc….) Y así fue, seguí buscando. Encontré tan sólo. Cómo puedo decir tan solo. Si lo que acabo de encontrar es algo maravilloso, unas palabras tan saviamente expresadas por Jorge Luis Bustamanete Alvarez, para dar a conocer los poemas y los sentires de este gran poeta ecuatoriano: XAVIER OQUENDO. Como artista plástica y con pretensiones de compartir unos simples poemas de mi autoría, me quedo en el andarivel de lectora más que de escritora. ¿Quien sabe qué me nutra más, sin duda, conocer a los grandes, antes que conformarme con los despojos de mi alma, si para expresarlos con lenguaje purificado habría tenido que estudiar literatura en lugar de artes plásticas, en donde en una mancha quedan mis huellas, sin más ni más.
    Mae de la Torre
    Magister en Teoría del Arte
    Quito-Ecuador

Los comentarios están cerrados.