Hugo Francisco Rivella. Pasó el mundo ante mí

rivellaOriginario de Rosario, Argentina, Rivella nos comparte algunos de sus poemas. Algunos de sus libros han sido publicados en su país, en Ecuador, en México, en Francia, entre otros.

 

 

Hugo Francisco Rivella

rivella
Hugo Francisco Rivella

PASÓ EL MUNDO ANTE MÍ

 

Pasó el mundo ante mí, iba Juan Gelman, los ojos transparentes como el aire.
Iba sereno al fin entre las cruces de un camino que astilla su memoria.
Llevaba al hombro la piel del huracán y en sus manos la Rosa de los Vientos.
Yo lo he visto pasar como el guerrero que ha dejado la espada en la espesura,
que al regresar del campo de batalla, tiene niña su risa .
Iba Juan Gelman el pelo gris,
ceniza,
derramando sus canas en la noche.
Iba descalzo sobre un mar de arena, 
fumaba un cigarrillo a risotadas

lo seguían dos jaguares desde lejos.

 

 

de: Pasó el mundo ante mí (2013)

¿DÓNDE ESTÁS PADRE MÍO?

 

¿Dónde estás Padre mío?

Es más ciega la noche cuando me dueles,
Padre.
El Hombre se arrodilla hasta que el hueso cale las espinas,
los dientes, el ademán huesudo de lo que toco y canto.
¿Dónde los otros nombres que el milagro redime.
El látigo.
Su estallido en la frente y la boca de la mujer que lava al cielo en su cintura?

Me cabes en la hendija que tiene la mirada del ángel,
su rosa retorcida,
los pasos en los que el miedo aturde hasta la muerte.

 

 

de: ESPINAS EN LOS OJOS & tres poemas de barro, 2014, Quito Ecuador

EL INSECTO HA BAJADO A MITAD DE LA NOCHE

 

El insecto ha bajado a mitad de la noche
para castrar la flor  secuestrada al rocío.

Con los ojos dispuestos como faros          vigila
escrupulosamente recorre la penumbra
y se deleita estando
                                             entre tanto
enaceita las cilias que se ondulan de gozo por la presa
dormida         inerte como una cruz de mármol
                                    en las manos de un ciego.

Pero el sol
lo sorprende aferrado a sus sueños
                           y el insecto

se desmorona contra el día.

 

 

de: La rosa demente 1989

EL AMOR

 

Que pase como un viento o un tropel de caballos,
pero que pase, ay sí, que pase pronto,
que venga con las siete plagas de la Biblia o con los soles negros del Chilam.
Que haya un toro bufando en tus enaguas y sea un tifón de furia arrasando palmeras, derribando edificios,
que vuelen por el aire los bancos de Manhattan y la Bolsa haga un crack en Malasia y en Tokio.
Que al Louvre le roben los cuadros de Gauguin,
que a Siqueiros le lluevan los murales,
que se derrita Groenlandia y se indigeste el Papa con murciélagos.
Que nada quede en pie, ni siquiera la cama donde pienso quererte,
amarte,
desguasarme,
sacarme los tornillos que tengo en la cabeza y ponerme a rodar tan mudamente que el silencio atrase mi reloj
y un pétalo haga ruido en el poema que escribo tontamente.

Que me llegue el amor a refucilos antes de que me haga trizas tu recuerdo.

 

 

de: Ojo astillado, 2012, Alción editora, Córdoba, Argentina

EL TORO, LA LEYENDA 

al Ché

 

Entren en mí,
Yo, el Toro,
la sangre hediendo en Vallegrande,
los pasos penetrados por la selva y la pobreza que exhala su balido de muerte.
Allá voy y voy,
Yo el Toro, toro y bandera,
es ronca la palabra que me sale del pecho raspándose en mis dientes.
Voy a la muerte voy, bufa la sombra,
un arma apunta a mi cabeza,
me suelta de la mano por el hueco del Yuro,
su cauce de violetas y de helechos que lloran
y el círculo que cierra el camino del río.
Desangelado voy, desangelado,
vuelvo a pasar de nuevo por la Higuera como si el sueño de la tierra me arañara la espalda
¿Dónde rompe la brújula su norte? ¿Dónde está el hombre?
¿Dónde? ¿Dónde Tuma y el Pombo y Tania con sus ojos de brasa silenciosa?
Ya no respira el día, la humedad se va yendo por mis patas quebradas y el ruido de los pasos que cargan mi destino. Voy al sol, al cadáver de mis ojos vidriosos, a la mujer que hierve su volcán de futuro, a mis hijos, al pájaro y sus alas, a los viejos amautas, al carbón, a las minas con sus vetas de plata, al trueno y la tormenta de una lluvia lejana.

Yo, el Toro,
La Leyenda 

 

 

de: Yo, el Toro, 2010, Alción, Córdoba, Argentina

LA CENIZA

a Tina

 

Ahora es polvo pero antes de la hoguera fue un ojo,
La boca y la saliva de la lengua que chirria sobre el cuello de la mujer que lame.
Fue antílope y Alcestis muriendo cima abajo de un abismo de árboles y flores de papel,
El espejo bifronte del miedo en mis costillas.

La ceniza es ahora el parpadeo del viento pero antes fue el crimen,
Los huesos calcinados del cadáver del ángel, la parra de uvas negras, el alacrán, el ruido, el asno y la serpiente, Orfeo descuartizado por la mujer que amaba,
El río que baja lento como un león herido, el aromo, el sauce que le niega su sombra al Remolino.

La ceniza es la nieve de los campos ardidos y el látigo que ahoga al hombre con su Espada.

 

 

de: Piedra del ángel, UNAEmex, México 2011

LA CASA ESTA SOLA

 

La casa está sola.
La sombra del aguaribay se destroza en el patio
                     en donde lo que fue surca las horas
poniendo telarañas      agujas de tristura
dientes postizos riendo de la espera,
silencios.
Todos los días asomo por el tapial para ver jugar en el olvido
a los niños
que la tisis consumió en sus muros.

Me pregunto adentro.

El adiós  como una cuerda trenzada rodea la casa que respira
entre estertores que suben
                                            y colores que bajan.
El tiempo se ha endurecido en la piedra
y quemando mis ropas trasmuta los días en un abismo colosal.
Creo ver en la cocina la olla de hierro,
                                            memoria inerte de rondas y de espanto,
cuentos que van y vienen por las paredes
y a cincel y secretos esculpen mensajes de otras horas,
edades de llantos polvorientas.

La casa huye de mí que ya no existo.

 

 

de: Zona de otros días, Salta, Secretaría de Cultura, 2008

CABALLO Y BRASA

a Jacobo Regen

 

El caballo es una brasa que tirita.
Un pilpinto que vuelve por su cuello
como un collar por el que se deshoja la ternura.
En la brasa se mira  como se mira el mundo
adentro de los días,
se reaviva en la lluvia igual que la ceniza que se moja
y se aturde con su propio galope.

La brasa es la memoria del espejo.
La llama agazapada entre los ojos.
Una flor de pétalos ardidos.

El caballo enfila hacia la brasa
y la atraviesa
y es el último cometa de la tierra.

 

 

de: Caballos en la lluvia, y otros poemas, Córdoba, Argentina, 2001
TRES POETAS EN EL BAR DE LA ESQUINA

 

Leopoldo María Panero es apenas una sombra,
lo que fue un hombre es ahora un olvido,
un toro degollado babeando las callejuelas de Las Palmas de la Gran Canaria,
ciego en la penumbra de la rosa.
Panero entra al bar y se sienta a la mesa con Jacobo Fijman y Glauce Baldovin.
Todos llevan un sombrero de toquilla blanco, y adornan sus orejas con zarcillos de viento.
Ríen.
Se deforma la muerte cuando pasa.
Vuelvo a lo que contaba.
Truenan viejas maderas en el cuarto de arcones con diademas y lluvias tropicales,
de plumas y de pájaros que se dan contra el suelo,
de rondas y caballos que me muerden los ojos.
Se cae mi corazón por las esquinas en donde ladra un perro su ignota cancioncilla.

Un cartel en la puerta de la casa vocifera a los vientos:
“Está en venta el jardín de los cerezos”

 

 

de: Cronología de un bárbaro, 2013

TORMENTA  ALUCINADA

 

Mi padre llega atravesando el río,
las mariposas verdes de la noche deslucen su cabeza.
Desde la orilla grita mi madre y un trueno zamarrea la boca del relámpago.
Todo parece quieto y a la vez,
todo gira en un hueco de lechuzas y peces,
jabalíes desdentados,
ramajes y abanicos y toros sin cabeza.
Me cuelgo del hilito de luz que alumbra el patio.
Sus ojos maldecidos estrujan el paisaje.
Destellando,
amagando llegar viene mi padre.

La tormenta se duerme en mis brazos pequeños,
y yo
me duermo en los brazos de mi madre que llora.

El caballo de mi padre llega solo
ya no pesa su sombra sobre el lomo

 

de: Endentro de mí, 2010

 

 

Hugo Francisco Rivella, nació en Rosario de la Frontera, Salta, Argentina en 1948. Poeta y músico de una vasta obra poética. La mayoría inédita. Fue Director de Cultura de Rº De la Frontera
Algunos premios:
Primer Premio Poesía, Tercer Certamen Literario, UNC (Universidad  Nacional de Córdoba), 1977
Primer Premio Poesía en el Tercer Certamen Hispanoamericano, Juegos Florales Centroamericanos y de Panamá, Quetzaltenango, Guatemala, año 1985.
II Premio Fondo Nacional de las Artes, Cap. Fed., Buenos Aires, Argentina 2001
Primer Premio Conc. de Canciones de Raíz Folklórica-Fondo Nacional de las Artes, Buenos Aires, 2004
Primer Premio Poesía Concurso de Poetas Éditos, Secretaría de Cultura, Salta 2006
Primer Premio Poesía Concurso Bianual de Poetas Éditos, Secretaría de Cultura, Salta 2008
Primer Premio Poesía IV Certamen Internacional de Poesía, Jaén, Andalucía, España, 2009
Primer Premio Poesía VIII Concurso Internacional de Poesía Jaime Gil de Biedma y Alba, Nava, España, 2010
Primer Premio Poesía  Concurso Internacional Gilberto Owen Estrada, UNAEM, México, 2011
Finalista del Premio Mundial Rielo de Poesía Mística, 2013 España
II Mención del Concurso Hispanoamericano Poesía en Paralelo Cero, Quito, Ecuador 2013

Publicaciones:
Caballos en la lluvia, y otros poemas (Alción) 2001; Zona de Otros Días (Cultura, Salta) 2007; Yo, el Toro (Alción) 2008;Centro de Tormentas (Salta) 2010, Piedra del Ángel, UNAEMex, México 2011, Putas,/La cacería del ángel),Alción,2011, Ojo Astillado 2013-ESPINAS EN LOS OJOS & siete poemas de barro- Dos Alas.Ecuador
La sombra en el espejo, Antología, ed.Norte-Sur, México 2014

 

Antología de Poesía de Página 12, 1994- Neuf poetes argentins, París, Francia, 2004 – La Tierra del Conjuro, Agencia Córdoba Cultura, 2005; VIII Libro Los Poetas que Cantan, Cosquín, 2011-Poesía en Paralelo Cero, Quito, Ecuador 2013

 

 

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

2 comentarios en “Hugo Francisco Rivella. Pasó el mundo ante mí”

Los comentarios están cerrados.