Nicanor Parra. La audacia de las Vanguardias

nicanor parraGaspar Aguilera, poeta mexicano, rinde su tributo al antipoeta chileno que ya arribó a un siglo de vida este septiembre de 2014. No sólo es llegar, sino saber llegar.

 

 

NICANOR PARRA O LA AUDACIA DE LAS VANGUARDIAS

Gaspar Aguilera Díaz

Gaspar Aguilera
Gaspar Aguilera

Hace 20 años mientras leíamos entusiasmados a Pablo Neruda, a César Vallejo y sus Heraldos Negros, a Huidobro y su creación dionisiaca, sentimos como un golpe en la nuca al descubrir la antipoesía de Nicanor Parra y darnos cuenta que existía otra manera radicalmente distinta de encadenar imágenes, sentimientos, ideas, propuestas, reclamos, divertimentos, absolutamente opuesta  a lo que estábamos acostumbrados a leer y disfrutar.

Su actitud ética y estética le generaron desde luego adversarios dentro y fuera de su país, pero afortunadamente –como suele ocurrir en estos casos– , miles de lectores se nutrían y enriquecían con una poesía vitalista, renovadora y tal vez –en otro sentido– más trascendente que el Creacionismo.

Por su obra obtuvo numerosos reconociemientos entre los que destacan en 1953, el Premio de poesía Juan Said de la Sociedad de Escritores de Chile, en 1954 el  Premio del sindicato de escritores de Chile por Poemas y antipoemas, en 1969 fue nombrado Hijo ilustre de su natal Chillán (al centro sur de Chile) y en ese mismo año recibió el Premino Nacional de Literatura, en 1979 se hizo acreedor a la beca Guggenhaim, en 1991 la Universidad de Brown le otorga el Doctorado Honoris Causa y en ese año también ganó el Premio FIL de Guadalajara, México; en 1996 la Universidad de Concepción le concede el Doctorado Honoris Causa, en 1997 el gobierno de Chile le da la medalla Gabriela Mistral, en 2001, 2011 y 2012 se hizo merecedor de tres de los premios literarios más prestigiosos a nivel internacional: Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, Premio Miguel de Cervantes y Premio Iberoamericano de Poesía Pablo Neruda respectivamente.

Nicanor Parra
Nicanor Parra

Nicanor Parra recupera con su poesía y su actitud aquellos momentos de ruptura que registra la historia de la Literatura, es decir: la poesía maldita, el surrealismo, el estridentismo, el modernismo y la poesía del movimiento beat en los Estados Unidos.

Una obra tan amplia y multiforme es difícil de poder revisarla en unas cuantas páginas, pero considero que hay tres poemas que muy bien representan algunas de las vertientes o arte poéticas del poeta chileno de quien hoy celebramos los cien años de su nacimiento, igual que Julio Cortázar, José Revueltas, Efraín Huerta y Octavio Paz.

Toda teoría convencional e idílica respecto a la poesía, Nicanor Parra la hace trizas con una gran carga de autoconciencia, ironía corrosiva y humor, sin melodrama ni falsos arrepentimientos:

La Poesía Terminó Conmigo

Yo no digo que ponga fin a nada 
no me hago ilusiones al respecto 
yo quería seguir poetizando 
pero se terminó la inspiración. 
La poesía se ha portado bien 
yo me he portado horriblemente mal.

Qué gano con decir 
yo me he portado bien 
la poesía se ha portado mal 
cuando saben que yo soy el culpable.

¡Está bien que me pase por imbécil!

La poesía se ha portado bien 
yo me he portado horriblemente mal 
la poesía terminó conmigo.

Un grito y un reclamo estridente va creciendo entre los Andes, y el poeta en un tono eufórico lanza su proclama y asume su gentilicio de manera despiadada.
Este es otro de los registros interesantes de la poesía de Parra como se podrá ver, arriesga el contenido de sus imágenes rompiendo con la concepción tradicional contrastándolo por ejemplo con alguno de los cantos de Pablo Neruda en alabanza a la región andina:

Viva la Cordillera de Los Andes

Tengo unas ganas locas de gritar 
viva la Cordillera de los Andes 
muera la Cordillera de la Costa.

La razón ni siquiera la sospecho 
pero no puedo más: 
¡Viva la Cordillera de los Andes! 
¡Muera la Cordillera de la Costa!

Hace cuarenta años 
que quería romper el horizonte, 
ir más allá de mis propias narices, 
pero no me atrevía. 
Ahora no señores 
se terminaron las contemplaciones: 
¡Viva la Cordillera de los Andes! 
¡Muera la Cordillera de la Costa!

¿Oyeron lo que dije? 
¡Se terminaron las contemplaciones! 
¡Viva la Cordillera de los Andes! 
¡Muera la Cordillera de la Costa!

Claro que no respondo 
si se me cortan las cuerdas vocales 
(en un caso como éste 
es bastante probable que se corten) 
bueno, si se me cortan 
quiere decir que no tengo remedio 
que se perdió la última esperanza.

Yo soy un mercader 
indiferente a las puestas de sol 
un profesor de pantalones verdes 
que se deshace en gotas de rocío 
un pequeño burgués es lo que soy 
¡qué me importan a mí los arreboles! 
Sin embargo me subo a los balcones 
para gritar a todo lo que doy 
¡Viva la Cordillera de los Andes! 
¡¡Muera la Cordillera de la Costa!!

Perdonadme si pierdo la razón 
en el jardín de la naturaleza 
pero debo gritar hasta morir 
¡¡Viva la Cordillera de los Andes!! 
¡¡¡Muera la Cordillera de la Costa!!!

Este poema representa con plenitud y contundencia la propuesta del hijo ilustre de Chillán y sus postulados con respecto a la antipoesía.
Aquí se desborda su crítica incontenible y fresca hacia los postulados intocables o convencionales, además de una burla implacable respecto a los propios poetas y a la poesía, así como al quehacer  literario y su respectiva ética:

       Test

Qué es un antipoeta: 
un comerciante en urnas y ataúdes? 
un sacerdote que no cree en nada? 
un general que duda de sí mismo? 
un vagabundo que se ríe de todo 
hasta de la vejez y de la muerte? 
un interlocutor de mal carácter? 
un bailarín al borde del abismo? 
un narciso que ama a todo el mundo? 
un bromista sangriento 
deliberadamente miserable? 
un poeta que duerme en una silla? 
un alquimista de los tiempos modernos? 
un revolucionario de bolsillo? 
un pequeño burgués? 
un charlatán?

un dios?

un inocente?

un aldeano de Santiago de Chile? 
Subraye la frase que considere correcta.

Qué es la antipoesía: 
un temporal en una taza de té? 
una mancha de nieve en una roca? 
un azafate lleno de excrementos humanos 
como lo cree el padre Salvatierra? 
un espejo que dice la verdad? 
un bofetón al rostro 
del Presidente de la Sociedad de Escritores? 
(Dios lo tenga en su santo reino) 
una advertencia a los poetas jóvenes?
un ataúd a chorro? 
un ataúd a fuerza centrífuga? 
un ataúd a gas de parafina? 
una capilla ardiente sin difunto?

Marque con una cruz 
la definición que considere correcta.

Salud por sus cien años vigorosos y por esa poesía lúdica que nos devuelve la capacidad de asombro como lectores.

 

Morelia, Michoacán / Verano 2014

 

 

¡Compartir!
Share on FacebookTweet about this on TwitterPin on PinterestShare on Google+Email this to someonePrint this page

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

Un comentario en “Nicanor Parra. La audacia de las Vanguardias”

  1. Querido Ángel:
    Te saludo con enorme gusto, agradeciéndote que me hagas llegar constantemente La Otra. La palabra poética está así siempre viva entre los meandros de la cibernética. Que al menos en este espacio se escuchen y se lean cosas que valen mil imágenes. Un gran abrazo: Glenn Gallardo.

Los comentarios están cerrados.