Henry Alexander Gómez

Henry AlexanderEn un silencio de pájaros, con las angustias servidas en un plato a la hora de la cena, igual que un cazador de sonidos, Henry Alexander escribe en busca de los espejos que puedan reflejar la noche y la soledad sobre el cuerpo. En esta ocasión ofrecemos una muestra de poesía, donde la muerte susurra un ritmo de ausencias y la bruma permite seguir dibujando el camino hacia la memoria.
————————————————–
Coordinadora de la sección: Stephanie Alcantar

 

 

Velo de noche

Vivir la lentitud
                           de la hormiga,
                           confuso
                                        en una ola de arena.

               Entre el amor y mi sangre
               hay un silencio de pájaros,
                                    velos
                                    como mareas de hielo
                      bordados
                                       con filamentos de sal.

 

Alguien ha escrito mi nombre
    en
        una
               roca
                      incendiada
                     
                      con el carbón que tiñe
                                                        lentamente

                      la noche.

 

 

La lentitud

En lo profundo
                             del río
                                         brama
                                         a veces
                             un árbol
                             que no para de crecer.

                             La mosca
                             siempre teje
                             el hilo de su araña.

                             Es el diablo
                                           quien desliza
                             el cerrojo
tras girar quedo la puerta.

 

 

El adiós

 

I

En la tarde,
las semillas del diente de león,
vulneradas por el viento,
                                         se disipan
como limadura de espejo
                                     en la memoria.

Atrás queda la página en blanco,
la mirada imposible, lo que ya no despierta.

 

II

Sin rumbo,
                 sin regreso,
                 en un vacío de huesos,
el crepúsculo devora los pies del caminante.

 

 

Georg Trakl en el ocaso

Un rostro púrpura se ciñe al abrazo calcinado de la noche.
El espíritu oscuro de los bosques, las sombras venenosas,
el grito moribundo de los guerreros otoñales,
cubren de opio el azulado cuerpo de espino.
Aletean los murciélagos alrededor del joven que sueña.
Se escucha un lamento crepuscular.
El niño Elis le besa la frente sangrante
y la hermana juega con mortíferos alcoholes,
deambulando entre los catres del centro hospitalario.
Qué luna más amarga. Qué triste es el último canto del mirlo.
Tierra negra amasa una música nocturna
y se extingue un corazón huérfano de flores amarillas.
La tumba aguarda a los ángeles caídos;
un venado azul corre en delirio a la primavera.

 

 

Traumbilder

…y yo, atónito, seguía y meditaba, meditaba y seguía.
Heinriich  Heine

 

I

Extraña es la luz,
                            singulares  las presencias.
La morfología inquietante
de unos labios
enhebrando un bosque,
                                  traspasando
                                                         alcoholes,

esa tierra violenta que es el silencio
                                                de los hombres.

 

II

La morada de ébano
                                     donde se esconde
una nube.
                 Un lienzo
                 con el pigmento
                                             de una lágrima.

 

III

El rastro
                 de una mirada
                 perdida en un instante
                                                   no conocido,
en el polvo
                  hilado por un pájaro
                  al lado del camino.

 

IV

Más sigo soñando,
                                 simplemente sueño
con tu púbica infancia,
con tus angustias servidas en mi plato
                                         a la hora de la cena.

 

V

Un tálamo
                      de barro 
                                    en el cuenco de mi mano.   
                       Un
                              lacónico
                                             poema 
                                                          jamás 
                                                                     escrito.

 

 

Incandescencia

Escucho,
                 palpo,
                 a cada instante,
                 la voz
                 en la pupila extranjera.
He descifrado su desvelo,
el latigazo de una música antigua
                 que desorienta los rayos del sol.

¿Puedes escribir sobre la línea del árbol?
¿Puedes envenenar el trueno
                                           que rodea
                                                           la luz del vigilante?

 

 

Jaguar

In the forests of the night,
What immortal hand or eye
Could frame thy fearful symmetry?

William Blake

 

El enigma de sus pieles me sorprende una vez más
a la hora de la muerte.
Otra vez la madrugada socavando las angustias
y los temibles secretos; he soñado un jaguar ciego
pariendo los miles de espejos que lo preceden
desde el primer tigre de Adán en el paraíso:
un laberinto de perlas negras, de negros anillos de fuego,
de umbrosos trazos de jade negro,
en el marfil dorado que yace en la penumbra
de la indómita selva. 

¿Qué visión inmortal? ¿Qué misterio esconde su carne?
Sus flameantes ojos ciegos aún me siguen
en la oscuridad de mis pasos hacia la tumba,
como una piedra de oro inconmovible
en las molicies del firmamento de Alá en el desierto.

Lo soñé una y mil noches en esta eterna madrugada.

Lo soñé en la forma del tigre, del lince, del leopardo;
en la forma del puma, del león y de la imponente pantera.
Lo soñé en el rostro infame del cazador
y en el sagrado rostro del hechicero.
Lo soñé en el altar de sangre de una raza
que veneró tu terrible simetría con el universo.

Lo soñé al asecho, en la tarde de un árbol muerto,
y devorando un hombre bajo el amazónico diluvio.
De la mano de Poe y Blake soñé también a Tzinacán
en su hemisférico encierro, descifrando la escritura de Dios
en sus indescifrables pieles.

Espíritu del cometa que le ruges mil veces  al alba
despertándome en mis noches ciegas y blandas,
¿Qué portentosos e inmemoriales sigilos
le guardas a la espesura de los sueños?
No soy yo el que presume de tu esfinge,
ni la ligera aurora que me trae tu recuerdo.
Es la soledad que encierra mis días y mis libros
y el tiempo de otros tiempos que nos revela nuestros miedos.

 

 

Lejanía

Huesos
              que aborrecen la tierra fértil,
                                     vahído
                                                o crujir del viento,
                          en el jardín de mis arterias.

El rostro de animal
                                      adormecido
invocando las manos
                                      tejiendo
                                      una lira plateada,
codiciando un vino huérfano,
                                      añorando los insondables ritmos
africanos
                                      de la nodriza muerta

bajo el canto sosegado de la devastación.

 

El cementerio
                       está cerca,
su bruma
                  aletarga
                                       la soledad
                                                            del muerto.

 

 

hellman-pardoHenry Alexander Gómez

Bogotá (1982). Estudió Licenciatura en Ciencias Sociales en la Universidad Distrital Francisco José de Caldas. Gestor cultural, es fundador y director del Festival de Narrativa y Poesía “Ojo en la tinta”. Investigador del fenómeno sociocultural del rock, el metal y sus vertientes, ha realizado varios trabajos y conferencias acerca de la relación entre literatura, rock and roll y metal en diferentes universidades. Accésits del Concurso Nacional de Poesía “Si los leones pudieran hablar” (2008), Casa de poesía Silva. Sus poemas aparecen en las muestras de poesía Piedras en el trópico (2011) y Raíces del viento (2011). Actualmente se desempeña como promotor de lectura y escritura en la Red Capital de Bibliotecas Públicas de Bogotá–BibloRed y forma parte del colectivo literario La Raíz Invertida.

 

 

 

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster