Eva Márquez

eva-marquezLa poesía de Eva Márquez, consigue transmitir a través de su extraordinaria sensibilidad e inteligencia, las emociones más sutiles de la naturaleza humana; el resultado a esta labor poética es una enriquecedora mezcla del erotismo – maternidad  – textura – amor.

————————————————————————————-
Coordinador de la sección: Guillermo Carballo

 

Eva Márquez
Eva Márquez

Eva Márquez nació en Madrid en 1974.  Es licenciada en derecho por la Universidad Complutense de Alcalá de Henares, madre y escritora novel; su trabajo poético puede encontrarse en algunos  blogs literarios como: enelcrucedecaminos.blogspot.com Actualmente reside en Madrid.

 

 

 

Lágrimas ácidas

días de encarcelamiento angustioso
marcados por un neumococo caprichoso
alojado en tus pequeñitas ramificaciones
pulmonares,
nueve los aguijonazos de hoy tatuados
en tus muñecas y bracitos,
hematomas y desgarros dejan a su paso
las lágrimas ácidas que vierten mis ojos
cuerpo adentro,
tu estentórea llamada pesa en mi alma
a golpe de hachazo
clavada en un pasillo frente a la sala de enfermería
donde insensibles a tus gritos
las ATS acostumbradas al dolor infantil
ni siquiera levantan la vista de sus tareas,
en la espera soy un fetiche de vudú
manipulada al antojo del sin sentido
convertida en un espectro anodino e
inútil a tus reclamos,
me arrancaría los tímpanos
cegaría mis ojos enajenados
escaparía corriendo de allí
pero mis pies se han hecho cemento
desmembrados del resto del cuerpo
tras un absceso de pánico,
y tú pequeño rostro congestionado por
el berrinche soberano dibujado de disgusto
regresa a mí, y me abrazas con toda la fuerza
que tu aliento te consiente,
cuando recuperas el sosiego
te conviertes en mi pequeña nube
de algodón de caramelo
y te paseas por la habitación 414 con
un gorro amarillo de piscina en la cabeza y un
tapón del lavabo haciendo las veces de tu
cocoliso ,
No hay peor dolor en el mundo que
ser mero espectador del sufrimiento
de un hijo, y aunque en breve será un
débil recuerdo para mi nube de caramelo
durante los meses venideros
estos momentos serán el paranoico
acosador de mis temores.

 

 

Retazos nocturnos

Acostados en un abrazo
hacia un mismo lado,
me masajeas la espalda?
qué me das?
a cambio de un beso?
de esos tuyos
que tanto me gustan?

Subida y bajada a la luna,
te duermes
y  yo soy ese pañuelo
tirado en el suelo.

 

 

Mientes

mientes cuando dices que
tus pellizcos en el interior
de mis muslos no tienen sabor a sal
que los hematomas que me causas
son tu peculiar manera de decir
cuánto me quieres
mientes cuando dices que tus mordiscos
en mis pechos huecos son suaves caricias
apasionadas, que yo desprecio
mientes cuando dices que tu forma de querer
es más real que la mía
que mis tequieros en tu boca serian falacias de una
hipocresía, y que los restos de tu agravio en mi piel
son los cómplices de tu afecto
déjame mentirte y aplicar a mi favor tu premisa
y créeme cuando te digo, que no te quiero menos
por soñar y desear
yacer con otro.

 

 

Bilis de un recuerdo

una de esas terrazas de antes
de barrotes verdes,
una mujer de piernas cortas
no alcanza la baranda
una mañana de escandalosos
ruidos, muebles arrastrados
patadas en las puertas
todos los accesos al exterior
cerrados, gritos ahogados
en paranoicas lágrimas,
aire gélido inhalado como
la providencia de un cadáver
cercano,
ojos aniñados asustados
como espectros en medio
de una escena de ficción terrorífica
ausentes a los ojos adultos
una mujer reincidente en busca
de viento, un vientre prominente
de vida, pendiente de un hilo
un hombre desnudo impidiendo
el paso, omisiones de
socorro, los insultos y
calumnias vecinales
el desnudo adulto tocándose
los huevos para tapar
bocas espectadoras atónitas,
tres pares de ojos inocentes
sin derecho al conocimiento, hartos
de miseria
una puerta derribada al más
puro estilo policial, mas gritos
algún esquivo puñetazo y
los huesos inmaduros del desnudo
postrados en el suelo de un calabozo
posteriores semanas objeto de las miradas
del barrio, condescendientes algunas
otras crueles, pena y sorna ajena
en un mismo lote, y
revuelta a una lenteja
aparente …
ahora más que nunca,
esa mujer es objeto de mi
odio mas olvidado, por ser
capaz
de
lanzarse al vacío,
con mi hermano
no nato
en su vientre.

 

 

Acaríciame de poesía

asústame con tu sonrisa
con la caricia de tu poesía
cáeme en fondo,
húyeme dentro, afuera no me esperan
no te rindas, envuélveme
enloquéceme sin remedio, vágame
en las líneas de mi cuerpo
tortúrame con las sílabas
del sinuoso camino
de tus poemas, nada soso
ni convencional, sabes
que me aterra el cotidiano
ventanal
poemizame, dámelos con caramelo
urdidos de trepidante
aventura, piérdeme
en mis sueños húmedos
y encuéntrame en los tuyos
ensombréceme en tu voz
y te maldeciré en mi celda
por la eternidad de mi siempre jamás
susúrrame tus heridas
sin derrota, sin descanso
átame en el canto
de tu lamentación
escúchame en mi ardua
soledad de aullidos
de éxtasis sin control
tiéntame, búscame
y refúgiame en las burbujas
del viento aparecidas en
tus psicofonías …

ando
loca
perdida
olvidada
muriéndome
en el
humo
de
mi
pasión.

 

 

Supuesto hombre de mundo

Supuesto hombre de mundo
ya no me engañas, hombre
insulso e iluso, sin capacidad
cognitiva incapaz de montar
un rompecabezas de dos piezas,
engreído sucedáneo de hombre
te estrellas cada mañana con la única
neurona que exprime tu vida, tu
egocéntrica célula-madre habla por ti,
te degenera, te degrada
al mas bajo nivel infrahumano
creyéndote superior a mí,
tu pensamiento te conduce hacia un monólogo
machista con un único oyente,
el rodaje de tu película donde te
proclamas el protagonista, te precede y
te concede una sombra equivalente
a una cucaracha negra, humillándote
ante mis ojos
tu poca o mucha vergüenza, tu "timidez"
inexplicable para otras cosas, la miopía
de tu código moral, tu intención de no
implicación emocional hacen de ti un
excremento ruin de persona,

Supuesto hombre de mundo, ya
no engañas a nadie
esa imagen de tío profesional
de voz interesante, solo esconde la fachada
de un estereotipo superficial y vacío
solo creíble en las mierdas de tus
sueños, purulentos y putrefactos
de cobardía como las lágrimas borrosas
que copulan con tu soledad cada noche,
absortas de ti mismo, te crees el culo
del mundo, incapaz de distinguir la
fantasía de la realidad, la tuya de la mía
son bien distintas
la dignidad, no la perdiste el día
en que regalaste a placer sin miramiento
ese instrumento inútil e inservible
que te cuelga entre las
piernas, sino el día, en que
no supiste darle sentido a
las emociones de un acto,
tan simple como humano
tan instintivo como animal
tan soberbio como arrogante
ese día, en que tus suposiciones
sobre mis sentimientos, hicieron
aparcaras en casa la educación
de niño bueno e inteligente
que tu madre te enseñó,

Supuesto hombre de mundo,
me das pena, porque tus desaires
solo me confirman el fraude que eres
en este mundo real, donde tus miedos
te dominan mas que a mi
los miedos de mi conciencia,

Supuesto hombre de mundo, te
aconsejo, rehuyas tus pasos de
mi camino, porque los desprecios
de tu indiferencia no doblegaran
a esta mujer que te incomoda,
que te asusta, que te acojona
por ser una mujer explicíta, real,
inquieta, orgullosa de ser
como es, consecuente con sus actos
y emociones

y tan terca como para comerme
con patatas tu vanidosa veleidad
esquiva con una simple
mirada altiva y
desvergonzada
que va de frente, y
no precisa agachar la
cabeza ante nadie.

 

 

Locura

un buen día decidí cometer una locura
de aquéllas que van mas allá
de lo irracional,
algo tan osado como incomodo
en el confort de la monotonía
de mis días,
algo mas aventurado que el puenting
rafting, parapente o cualquiera de
esos deportes llamados de riesgos
algo mas imprudente que una noche loca
de juerga, mezcla de cócteles
de alcohol y drogas,
duras o blandas
algo mas temerario que una orgía
de cuerpos seropositivos
algo mas alarmante que conducir
un vehículo sin carné
algo mas peligroso que injuriar al
Dios musulmán en una tertulia
de Al Qaeda
algo mas delictivo que un
suicidio colectivo,
un buen día
decidí cometer una locura,
tomé aire
profun  da  mente

levanté la vista al frente
guarde mis gafas de sol
y miré
a los ojos
del mundo.

Nadie me devolvió la mirada,
el mundo usaba
unas Dior
falsificadas.

 

 

Condicional Amor Odio

si existieras, por ti inventaría un verbo
resultado de la química fusión
entre el amor y el odio
te regalaría por turnos, una tacita
de esa poción, por cada fantasmal segundo
que harías quebrar mi cemento
te odiaría, torero cobarde por ser
incapaz de terminar la corrida
donde yo sería el toro, y tú
el matón adulador
que va de farol
cargado con un pistolón
sin bala en la recámara
te odiaría, por perpetuar una faena
inconclusa, por no hacer lo propio
por no dejar que tu sombra
egoísta hablé por ti
te odiaría por siempre, por consentir
que tu conciencia precediera a la mía,

y

te amaría, desde el mismo instante en
que sin existirme me quisieras, desde el
absurdo santiamén en que con tus hechos
me amases anteponiéndome a tus bajos deseos
te amaría por siempre, por ser el hombre-mito
perfecto sin defectos por descubrir,
te amaría, para siempre y serías
el protagonista del sueño de mis pesadillas
ese verbo inventado, me causaría
una extraña dolencia, cuya rara cura
solo existiría en aquél vago sueño
que generase la divagada ficción
convertida en hombre carne y hueso
y fuera capaz,
de tentarme,
de calentarme,
de naufragarme,
y en mitad de la tormenta, sin esfuerzo
pudiera mirarle a la cara, y decirle
que ya no deseo probar su
dulce caramelo …

hasta entonces, condicional mío
serás mi poco hombre
odiado y amado
por existir tan solo
en el vaivén
de mis caderas.

 

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

Un comentario sobre “Eva Márquez”

  1. Enhorabuena por esta publicación y por las palabras que te dedican. Sigue con tu línea de sensibilidad y teson, le llegas muy dentro a mucha gente.

    Un beso.

Los comentarios están cerrados.