Miguel Lecumberri

lecumberriHa publicado: Reflejos de la Locura (2005), y  El Jardín de las nueces (2006). Es sin duda un poeta auténtico, sin máscaras, se atreve a desnudarse sin temor a ser juzgado en cada uno de sus versos. Mostrarse al mundo como lo hace Lecumberri motiva a probar lo más sublime de la vida.

 

 

JOSÉ MIGUEL LECUMBERRI, poeta y músico mexicano.

NIDO DE SERPIENTES

José Miguel Lecumberri

“a clown’s smirk in the skull of a baboon
(where once good lips stalked or eyes firmly stirred)
my mirror gives me,on this afternoon;…”

E.E. Cummings

 

1.

Como si la Muerte viviera en mi carne

Soy la isla del naufragio más allá de todo horizonte

Donde las ratas devoraban las vísceras

De una estrella perdida en su locura

El piso tapizado con las calaveras de tus Argonautas

                 [¿Qué te observan,         ?]

Donde el vacío y la mirada confunden sus fantasmas

Flor sin pétalos, serpiente que nada en el abismo

Como en la sangre que sientes acariciar tu vientre

Helada como la fragilidad de tus deseos

Joya disfrazada de llama, serpiente disfrazada de llanto

Nada duele tanto como la palabra desire

Deseo de la piedra por sustituir a mi corazón

A veces, como las palabras, el deseo se agota en lo que nombra

Oh, inquietud clavada en mi cuerpo como una cruz imposible

Oh, nido de serpientes, oh regente de mis nervios

Floreces dentro de una amapola podrida

En el trémulo titubear de un oscuro fuego

Como la sangre del reptil, como la piel de la mosca

Oh, enajenado Señor de las Moscas

Amo de la comunión del espíritu y la materia

Donde mi carne seducida por el abismo se torna lágrima

Destrucción del Infinito.

 

2.

Las muñecas abiertas como la sonrisita de los payasos

Cada mañana cuando la luz se compromete con el vacío

El pálido cuerpo acaricia con ternura su suicidio

Como una novia arrepentida su ramo de orquídeas y crisantemos,

Soy la página donde Dios escribe sus maldiciones

Oh, Ixión

            Laguna donde los condenados flotan como niebla

[Escucho llorar a mi corazón

                 Como a un cerdo en la matanza…]

Te oigo llorar Antígona, sobre el esqueleto del poema

Los cuervos picotean tus senos, extraña embajadora de Pormeteo

Ensangrentaste tus labios besando mi poesía

Ensangrenté tu alma con el recuento de tus estrellas caídas

Como la joya que resplandece en el loto

Suave peligro de la inconsciencia, dulce delirio entre cristales de polvo

Por ti es esqueleto la palabra, delicioso martirio en la desgarradura

Del plexo lunar que escurre la aurora

Miel transparente como el sexo

Panal de blanda carne donde Apolo asesinó a las ninfas

Cascada que lame el lenguaje

las sirenas juegan con mi pene

mientras tu imagen recorre mis nervios como un fantasma.

 

3.

Flor de Liz esclava de Egipto

Laurel podrido en el ojo del Padre

Mientras me chupa el pito

Y dice un nombre de la Séfira Malkut

De la sangre de los niños que mató

De la sangre de los niños con los que se escondía

Para jugar

[las adivinanzas del nombre secreto del Altísimo]

Guematria…

+ información homo videns

Delirium Tremens que se siente tan rico

Como la palabra amor suspirada en el ano

 

4.

Débil oscilación sin destino

Tu vientre es un amanecer sagrado

Oh, hermosa piedra de fuego

Tus ojos son el idioma del vacío

Dulces uvas sembradas por Dionisio

En tu rostro como un jardín de astros

Vuelvo a ti envuelto por la mentira

Desposeído de mi propia carne

Soy tu sombra

Tu regreso al capullo

Y arquetipo de tu muerte

Símbolo donde la luz se hace doméstica

Como un gato negro

Donde la coyuntura nunca es en la memoria

Sino por el camino que las espinas abren

En surcos hasta el cielo

Toda tú eres la Mente

Source of all delight

Conocerte es imaginarte

Y partir [el mundo en dos verdades esenciales]

Hacia la eterna noche del alma

Deseo de ti

Que concibe falso el Absoluto.

 

5.

El espejo es una hoja que cae en el infinito

Existe cayendo

Como un perpetuo otoño de cristal

Velo invertido

Donde la belleza es ilusión

Y manantial al mismo tiempo

La mirada gélida del crótalo

Es su hermana y también

El oscuro canto del chacal

Que precede a toda imagen

Incluso la de Narciso

Mientras se ahogaba en sus propias lágrimas,

Cantó con amargura

Una canción que sólo a la vista es audible

Y seductora

Como los mágicos

Movimientos de las cobras

Que los brazos de Shiva representan

Fluir cayendo

La existencia en el abismo

Es un obsequio de la iluminación.

Chacahua, Oaxaca, Invierno 2008.

 

 

NUEVA YORK SIN POETA

José Miguel Lecumberri

“El poeta es un fingidor.
Finge tan completamente
Que hasta finge que es dolor
El dolor que de veras siente.”

Fernando Pessoa

 

“El mascarón. ¡Mirad el mascarón!
!Arena, caimán y miedo sobre Nueva York!”

Federico García Lorca

 

1.

Este rostro que la noche confunde con una forma de haberte amado, desde la distancia, aún sin saber que eres tú el ave, donde mi mano avanza temblorosa al ritmo de tus suspiros, buscando una caricia tu ausencia habita como la inesperada luz de una vela en el fondo de la soledad más antigua. Es en tu imagen donde mi alma se debate como un acróbata entre el cielo y el vacío, y eres como la noche, donde la luz perdió de pronto su corazón adentro de una esfera de plata;

[el desfile comienza] hoy las estrellas se parecen a tu nombre y brillan más en los labios que ciegamente besamos con el albor de la agonía [por ser más tierna que el rezo despiadado del olvido al que penetraron los cuerpos, como en fuga hacia el ensueño…]

La erección de la luz y el sol despavorido palidece como un alma al poema

Sangre que se vierte en las azoteas oh dulce cobertura del fruto prohibido oh dulce reclamo de las sombras

Donde el cuerpo llama a la paciencia del cuerpo

Y toda tú eres el centro de esa luz que oscurece las aguas, geometría regalada al anhelo para modificar

Las fronteras del infinito.

 

2.

Los puentes se extienden como grandes tentáculos de acero y se hieren ahí

Donde el tiempo es una niña perdida para siempre

Una flor que avanza, pétalo por pétalo, hasta donde tu ausencia me regala el resplandor de un instante y en el cuenco de mi mano humedecido tu corazón levanta el vuelo

Calandria que es todo canto, ave que eres toda vuelo sin ave

Oh, despertar en la tristeza de este pensamiento que nos arrastra como la marea

Oh Nueva York, ¿eres la tierra baldía de Elliot?

Ningún vacío tan grande como este que colma mi pecho

El cometa se evapora sobre Nueva York y tu máscara cae en una nube

Doncella de Ixión, oh cruel doncella de la noche

Divertido ángel de lo imposible, ¡la llaga existe!

 

3.

Mis ojos que son tus ojos nos miran sin mirarse

El diamante es una lágrima que inyectas en mi carne [así lo dijo el Loco]

La lágrima es un diamante que florece en el otoño

[porque Nueva York es otoño para siempre]

El dorado hervor de la piel adormecida en lo que comparten de infinito

El amor y la herida…

El dorado otoño de Lucifer, Señor de la Frivolidad

Oh primaveral frivolidad que pasea por Central Park

Donde tu ausencia es el rumor de hojas que no caen

[el carnaval de luz es una espiga que flota bordeando tu belleza] el oscuro piélago se desangra en un lucero…

 

4.

Es arena esta pesada sangre vómito de espumas

El cadáver de la gaviota platea

Suena el silencio como una vagabunda y su carrito de supermercado,

Con las llantas escupiendo las sombras

Que conducen la estantigua

¿a qué vinimos sino a comulgar con lo efímero de nuestras almas rotas?

En la quinta avenida los disfraces del carnaval cobran vida

Son como dioses y demonios y como nosotros mismos

Jugando a ser dioses y demonios

Y esta noche trascurre entre un gesto de mi nostalgia

Y los antifaces que violan tu memoria

Todo ser que se pudre adentro de otro ser

en esta tela que es un fuego congelado por el tiempo

para que nos consuma tan lentamente

Que podamos ver la diabólica sonrisa de Dios burlándose para siempre

Un delfín de asbesto donde la corona de Francia tributó su recto

Oh fósil de la luz que partes las brunas aguas

Y te lanzas como una maldición al cielo

Siendo el símbolo más hermoso de esta parodia del infierno…

 

5.

“Generación no creación” me confiaron mis hermanos este secreto

Que ahora divulgo en papiro de brisa a Nueva York

Eres la vuelta al horizonte de la luz carmín

Y yo vuelvo a ti en la lejanía como un sueño cotidiano:

[Termina el desfile y la luz tira sus armas que se diluyen en tinieblas como amapolas tímidas…]

Ya de luz queda tu nombre y rehacer mi espíritu en una maleta

Se oye el canto de halcones peregrinos buscando su presa

Se oye tu ausencia como una fantasma en los jardines

El día desciende como un halcón sobre su presa

Y me invade por sorpresa tu recuerdo

Mientras contemplo en las estructuras de acero y cristal

La débil y trágica relación de la materia con el infinito.

Nueva York, primavera 2009

 

—————————————————————————————–
Coordinador de la sección: Guillermo Carballo

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

7 comentarios en “Miguel Lecumberri”

  1. Debo decirte que me recuerdas mucho a los poetas malditos tienes madera para ser grande solo busca el equilibrìo pues siempre el mundo de la oscuridad termina por pagar mal creeme.

  2. Así bajo presión y amenazas nadie trabaja bien, al menos no como uno debiera, pero ¿qué mas se puede hacer en tu contra que no sea oponerme? creo que ya nada .

    Yo opino que deberias de ir con Max Ramos a ver el libro de Arte Objeto
    1: para que escribas menos fúnebre
    2: para que me cuentes que tal, eso me late un buen.
    … es solo mi muy humildísima opinión.

    Lo demás es ok!

  3. Oye, Miguel, ¿Quieres ir el próximo domingo a Tenango del Aire? Para que mires una exposición de libro Arte Objeto, en la casa de Nahum B. Zenil.
    Lo digo, para ver si escribes menos fúnebre y con un poco de luz de Tlamacas.
    Max Ramos

  4. Qué padre!, ojalá sigan publcando poeas jóvenes. El texto es muy interesante, desafortunadamente es difícil conseguir los textos impresos.

  5. El malditismo de Lecumberri queda patente en esta entrega, poemas cargados de oscura energía cuya potencia cala los huesos, paradigmas de la amargura que son inmisericordes con las almas comunes.
    Lecumberri ha publicado recientemente otros libros con la Editorial underground VersoDestierro Moncloe Piscis (2007) y Delirium Videns (2008), de igual forma participó en la Antología Épica II, tras escribir, según él 666 sonetos de los cuales fueron publicados sólo 20.

Los comentarios están cerrados.