Amalia Lú Posso Figueroa

Amalia LuAmalia Lú Posso Figueroa recoge la tradición oral de su región natal, el Chocó colombiano, en el Pacífico negro, para dar cauce a una escritura alegre y erótica, imaginativa. Una buena parte de sus relatos están recogidos en lu libro Vea ve mis nanas negras.

 

 

 

CON EL RITMO EN EL SEMBRAR
AmaliaLú Posso Figueroa

Secundina Caldón, la nana Caldondina, tenía el ritmo en el sembrar o, como decían todas las gentes: tenía buena mano.

Libro Amalia LuLo que tocaba la nana Caldondina embarnecía, florecía, engrosaba y se enhiestaba, por eso en una época se pensó que podía hacer tratamientos cuando a los hombres no les funcionaba el carrizo, pero la nana Caldondina necesitaba la tierra como elemento de embarnecira, la frondosidad, espesura y los palos erguidos se lograban pero saliendo siempre de la tierra y quedándose en ella. A la orilla del San Juan, en Samurindó, pueblo donde nació Secundina, decían que ella le había hecho florecer la varita a san José.

La paliadera de mi casa, que cuidaba con esmero la nana Caldondina, era una explosión de color: salían juntas, mano de león, lluvia de oro, heliotropo y buenas tardes; brotaban flores amarillas incandescentes, casi naranja, flores rojas en todas las gamas hasta llegar a un rojo-negro, flores blanquísimas en forma de cartucho con espigo amarillo, llamaban niño en cuna; había jazmín del cabo, dalia, bonche, corona de espinas y zapatico de la reina, el milpesos estaba al lado del palo de culebra, del árbol del pan y del corozo, y entre todas crecía el borojó; para sembrarlo la nana Caldondina se rodeaba de la magia que exige sembrar borojó: enterraba dos palitos, uno muy cerca del otro, la hembra pegada del macho, es la única forma en que pelecha el borojó,el palo hembra que da la olorosa bola café oscura, rozando al palo que ostenta su capacho largo, amarillo, pálido, con el que la toca como picha suave hasta que brota el borojo. El pedazo de la paliadera sembrado de magia, se movía por las noches con el vaivén que tiene el ritmo del amor.

Al lado crecían los palos de bija, que la nana Caldondina disfrutaba en su mejor momento cuando estaban listas para bajar del árbol todas las cajeticas verdes en forma de corazón, llenas de la hermosa sorpresa que da el fruto del árbol de bija: muchísimas bolitas rojo intenso, que después las olorosas cocinas del Chocó tendrán siempre en un frasco con aceite, para darle color de corazón a todas las comidas y al amor.

Secundina Caldón, la nana Caldondina sabía mucho del monte, de los árboles, de sus frutos, de sus flores y sembradas, lo aprendió toditico en Samurindó cuando estuvo trabajando por mucho tiempo en la casa de Floremiro Agualimpia Cañadas, botánico por instrumentos, que alimentaba la tierra para que ésta agradecida, le regalara frutos, flores, capachos y capachitos.

Floremiro vivía en y para la tierra hasta que supo que Secundina Caldón no sabía leer y resolvió enseñarle en el único libro que había en la casa, era un libro de árboles que decía todo dizque sobre las especies, llamaba “Ciencias de la Tierra” y era un corrinche de libro que llamaba al plátano Himatanthus articulata, si era de hojas alternas, ápice agudo, flores blancas de corola tubulosa y no daba fruto, pero si era el plátano que toro mundo come frito, se llamaba Musa sp. y era de la familia Musaceae; maunífica creo, habráse visto el problema.

La nana Caldondina pensaba que eso de aprender a leer era complicadísimo y para qué se aprende si lo que una lee es una arrechera durísima que naides entiende.

El libro decía que dizque el maíz tiene al tiempo flores masculinas y femeninas, que no necesita de otro árbol cerca y que la papaya tiene flores femeninas, masculinas y hermafroditas, ¡que corrompisiña!; que el Cativo prioria copaifera es monosperma (¿sólo una?), que el Cucharo colorado da flores con un solo pétalo y es amarillo no colorado, que el Vitex cooperi truntago tiene inflorescencias axilares (¿como gente?) flores con cáliz cupuliforme, pubérulo y fruto drupáceo negro hasta de 13 mm. de largo (eso si no es del grandor de mi gente ), que el corcho da fruto negro y se llama peine de mono, que el Hura crepitans es la ceiba blanca, arenillero o lo que ella llamaba milpesos, que secreta savia lechosa, tóxica e irritante, que tiene flores unisexuales (¿cómo así, yo con yo?), que su fruto es una cápsula discoide, dehiscente con violencia, originando una pequeña detonación con semillas aplanadas que son purgantes. Por la hostia, ¡qué maravilla!

Secundina cogía una pensadera, para tratar de explicarse qué carajo era lo que leían los blancos, por qué a una cosa tan sencilla como a la nascencia de un árbol, le ponían tanto nombre raro; al zapote, su zapote de fruta anaranjada, que comía todos los días, lo bautizaron Pouteria neglecta, hasta vulgaridá será; ve vé, las hojas tienen pelos esparcidos ferruginosos y a las pepas tan sabrosas les dicen protuberancias aterciopeladas rojizas. Uujú.

Por las noches, cuando Floremiro Agualimpia Cañadas llegaba lleno de tierra y olor a flores, se quitaba las botas de caucho se lavaba manos, uñas, cara, cabeza y pies con abundante agua y jabón, prendía la vela, comía chucula y llamaba a Secundina, para que sentada a su lado husmeara página a página el interminable libro que sólo cosas raras tenía; lo importante le decía Floremiro, es aprender a leer, para después en otros libros más fáciles, entender eso que usté llama corrinche y así se le organiza la pensadera.

Iban en la página cinco y Secundina leyó: enredaderas. Alabao, casi gritó, al fin un corrinche serio, de eso sí que sé yo, pero continuando el renglón encontró: Passiflora puritana, Passiflora adulterina; no es justo con yo, me está diciendo este libro que mis enredaderas ¿son monjas o son mujeres de la vida? Eso no lo conozo yo, dizque ponerle nombre a las matas con conducta de mujer sonsa o arrecha, no me parece de justicia, no. Este libro no me está gustando, la mayoría no lo entiendo y cuando capto un ítem , me le ponen calentura y pres  pres a los árboles, a las flores y a las matas chiquitas también. Ay hombe, ¿será que los blancos no tienen oficio?

Floremiro Agualimpia Cañadas, se carcajeaba con las ocurrencias de Secundina, pero casi la obligaba a seguir leyendo: Euforbiasis, euforbiaceae: no cumple con patrones de familia con características definidas. Vean vé, ¿será que ahora están hablando de los hombres? ¿Dígame usté si puede decirse que los hombres son euforbiaceos?

Seguí leyendo Secundina, dijo Floremiro, no hablés tanto que se nos acaba la vela. Y la nana Caldondina continuó: Machaerium Moritzianum, familia Fabaceae, arbusto espinoso, flores de cáliz campanulado, ápice redondeado, emarginado, inflorescencia en racimos de raquis tomentoso, pubescente, parte seminal arqueada, aplanada en forma de machete.

Maunífica ánima mea, no me vaya a regañá, pero este arbusto tiene que ser de la familia de los euforbiáceos; ve que estoy aprendiendo, algo me tenía que llegar a las entendederas y antes de que Floremiro se desesperara por la conversadera, Secundina dijo, sigamos pues: Conocarpus  erectus , frutos alados agrupados en cabezuelas globosas, se conoce como mangle negro; ujú , siguen hablando de los hombres, vea Floremiro, usté me va a tené que explicá toro este bororó de pouteria, puritana, adulterina, tomentoso, pubescente, pero sobre todo lo del erectus.

Floremiro se desconcertó con las asociaciones de la nana Caldondina, y más que desconcertarse, se intranquilizó, nunca se había hecho esas preguntas frente a los nombres y características de las especies; encontró en la vela un cómplice, pues estaba por consumirse y fue la excusa perfecta para cerrar el libro y dejar las preguntas para un lejano después.

Pero Floremiro Agualimpia Cañadas se azaró al sentir que la nana Caldondina le estaba pasando los problemas de una pensadera que no tenía cómo responder y que empezaba a generarle características de especie, para ser más exacto, de Conocarpus especie. Durmió mal, sudó mucho, se movía en la cama, pá’llá, pá’cá y a las cuatro de la mañana que se levantó, se sintió extenuado, por haber estado toda la noche como un mangle negro.

Se fue rapidito sin desayunar, no quería encontrarse con Secundina y que ella leyera en sus ojeras que era verdad lo que había leído en el libro. Pasó un día de espanto, sin que pudiera mirar los árboles, las flores, los frutos, las hojas, las enredaderas, con los mismos ojos de antes, ahora eran erectus, pubescentes, tomentosas, adulterinas, puritanas o pouterias, pero para él, todas tenían el envés completamente tormentoso. Le daba temor el tener que regresar por la noche a la rutina de lavada, comida, vela prendida, pero sobre todo se enmiedó con la leída. ¿Qué más cosas podían aparecer en ese libro, que le alborotaran a Caldondina la pensadera y la preguntadera, y a él la sudadera y el conocarpus de su mangle negro?

Llegó a la casa y le dijo a Caldondina sin mirarla a los ojos, que se sentía mal, que el viento y el aguacero lo tenían ardiendo. No se lavó, no comió, no prendió la vela y se acostó a revolcar en la estera todo: su cuerpo y su conocarpus.

Secundina no se enteró que Floremiro Agualimpia Cañadas había llegado, no con fiebre sino con el envés tormentoso, prendió la vela, cogió el libro y empezó a leer: Ochroma lagopus sw, palo de balso: tronco liso, ramificación abierta en sombrillas, flores con cáliz en forma de embudo, tomentoso exteriormente, interiormente seríceo, fruto erecto dentro de un abundante vello sedoso, pardo amarillento.

Bursera simaruba: indio desnudo, secreta savia aromática.

Brosimun utile: Perillo, secreta látex blanco, tiene inflorescencia grande leñosa, en forma de borla espinosa, pero solitaria.

Sin saberlo estaba leyendo el tomento que acongojaba a Floremiro Agualimpia Cañadas, sudoroso y solo en la estera, por primera vez no hizo la asociación, apagó la vela y se fue a dormir.

Al día siguiente, y todos los días que siguieron, aumentó el tomento de Floremiro, que se agravó, tanto que tuvieron que llevarlo urgente en la champa al hospital de Quibdó.

Caldondina se quedó en Samurindó al cuidado de la casa y de los árboles, de flores, frutos, enredaderas, pouterias, pubescentes, tomentosas, adulterinas y puritanas, sin sospechar que el conocarpus de Floremiro lo había enfermado porque era al tiempo palo de balso, Bursera simaruba y Brosimun utile.

Floremiro nunca regresó a Samurindó y cuando llegó un nuevo botánico a reemplazarlo, Secundina metió en una chuspa dos blusas, una falda, miles de piececitos de todo lo que estaba sembrado, y el libro “Ciencias de la Tierra” y se embarcó hacia Quibdó. Vino a trabajar a mi casa, llenó la paliadera de ritmos de luz, movimiento, color y olor, con todo lo que sembró y sólo cuando se percató de la arrechera del meneo que se veía donde se amaban los palos de borojó, supo que todo su ritmo se desasosegó cuando Floremiro Agualimpia Cañadas, le enseñó a leer que la calentura, el amor y la arrechera, tienen el mismo ritmo en los hombres, en las mujeres, en los árboles, en las flores, en los frutos, y lo más revelador para ella: en el Conocarpus erectus y no sólo en el envés sino en el raquis tomentoso. Desde ese momento, ella siempre soñó en llegar a ser como el sapotillo para encontrar a Floremiro y tener con él un fruto pero con ritmo de cáliz persistente.

 

AMALIALÚ POSSO FIGUEROA

AmaliaLú escribe cuentos que traen los dejos tiernos de la gente del Chocó, población negra entre el Caribe y el Pacífico colombianos. En sus relatos descubre la sensualidad de la etnia Afrocolombiana, de donde provienen  los recuerdos de su infancia.

En su espectáculo, con el que se ha presentado entre otros en el Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, en octubre 2002, en abril 2004,en abril 2006,y en marzo 2008, recrea algunos de los personajes de los 25 cuentos de su libro “Vean Vé, mis nanas negras” y nos presenta un Chocó festivo, caliente, erótico, lleno de sabor y de ritmos que enriquecen nuestros sueños y nuestros más profundos deseos.

Es un trabajo escénico donde el lenguaje es acariciador y descarado, y donde los bailes y tradiciones negras alcanzan una expresión festiva para el disfrute del público.

En el prólogo de su libro “Vean Vé, mis nanas negras”, el antropólogo colombiano, Jaime Arocha, dice:

“AmaliaLú Posso Figueroa habla bien el chocoano. De ella, un lingüista diría que es competente en el dialecto del norte del litoral pacífico. Sabe decir “bambazú” y “desguayangamiento” cuando toca; usa negativos dobles -“así no bailo, no”y en especial cuando actúa, le da a sus manos, caderas, miradas y palabras la posición, malicia y entonación necesarias para que todas juntas representen el humor y el amor, conforme los expresan los chocoanos. Es inocultable que las nanas que saltan a escena, le enseñaron a AmaliaLú cómo es que se amalgama voz y gesto.

Refresca que AmaliaLú Posso Figueroa, al contrario de casi todos los que nos hablan del Chocó, no se regodee en inventarios de marginalidades y carencias. Ella habla de erotismo, pero sobre todo, de las alegrías rebeldes y palenqueras que habitan las almas de esas nanas quienes con tan sólo pisar el suelo hacen que el paisaje de selvas, ríos, lluvias y soles vibre con el ritmo que llevan sus cuerpos.”

¨

Amalia LuAmaliaLú Posso Figueroa, nació y creció en Quibdó, Chocó, Colombia y es Psicóloga de la Universidad Nacional de Colombia, se ha desempeñado como Psicoterapeuta; Directora Psicóloga del Centro de Atención Integral al Preescolar; y Coordinadora de Excelencia Académica de la Universidad Nacional de Colombia.

Ha sido profesora catedrática en las universidades: Pontificia Bolivariana de Medellín, Jorge Tadeo Lozano y Los Andes de Bogotá.

Un cuento de su libro “Vean vé mis nanas negras”, Honoria Lozano, la que tenía el ritmo en el sentar, ha sido incluído en la antología de la literatura colombiana, publicada por el Fondo de Cultura Económica, Bogotá, 2005. Y otro cuento, Delfa García y Jesusita Blandón, ha sido traducido al portugués en Histórias das terras daqui e de lá. Editora Zeus, Río de Janeiro, 2007

Con su espectáculo Cuentos eróticos del Pacífico colombiano, se ha presentado en escenarios de Colombia, España, Francia, Venezuela, Argentina, México, Brasil,

Ecuador , Jamaica y Estados Unidos.

Ha sido distinguida con el Decreto 0010 de la Gobernación del Chocó, enero 2007

Exaltar la vida y obra de la escritora y poeta chocoana, Amalia Lú Posso Figueroa.

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

17 comentarios en “Amalia Lú Posso Figueroa”

  1. Qué bella Amalialú leerte es casi verte.
    Desde que te ví en un escenario de Barquisimeto mientras movías tu collarsote y hablabas de tus nanas, está en mi mente ir al Chocó!

  2. Hola Amalia, vi tu Presentacion en Vivo en el Marco de la Fiesta Internacional de Cuenteros Alajuela 2011 y me gustaria obtener el Libro: “Vean Vé, mis nanas negras”; me podrias orientar. Gracias.

  3. Hola diosa Amalia. Apesar que me alimenta la vida leer, no soy buena con las palabras, y por tanto no sé como expresar esta alegría y ganas de vivir que siento cuando leo tus cuentos, y menos aún puedo describir la sensación de vida que me atropellócuando vi uno de tus videos en un blog.

    Para mi clase de antropología de la alimentación estoy trabajando tus nanas negras, pero para exponerlo en clase me encantaría mostrar tu video de Melitina Romaña, solo que no lo encuntro en la web. ¿Podrías concederme el favor?
    Gracías, por dejarte ser, por darme esperanzas de encontrar belleza en este mundo.

  4. HOLA COMPAÑERA VIAJERA DE LAS LETRAS. HE MUCHAS FELICIDADES Y EXITOS, EN TUS TERTULIAS, HE LEIDO A HONORIA Y ES FASCINANTE.

    UN ABRAZO DESDE VILLAVICENCIO. ALGUN DIA TRTARE DE HACER UN MONTAJE TEATRAL CON HONORIA. GRACIAS

    1. Me encanta que estés conociendo a Honoria Lozano, es un buen cuento y hace parte de la Antología de la Literatura colombiana que publicó el Fondo de Cultura Económica en 2005, hecho que me llena de orgullo.Si haces el montaje teatral con Honoria, me invitas a verlo. Abrazotes, Amalialú

  5. Hola Amalialù, espero te encuentres bien.Mi nombre es Beatriz Elena Sarria Luna,soy la comunicadora social-periodista,que acompañò a Jenny de la Torre a la conferencia sobre poetas afrocolombianas.
    Tambièn nacì en Quibdò soy hija de el abogado Jaime Sarria Misas,quien es primo por parte de mi tia Pachita de los Figueroa Lozano(Lucero).Me encantaron tus historias y la manera como las cuentas,es un retrato de las tantas anècdotas de las mujeres de nuestra tierra.
    Tan pronto regresè a casa llamè a mi padre, para hablarle sobre ti,èl te recuerda y sabe de tus escritos.Espero poder estar en contacto contigo y conocer màs a fondo tu obra.Mi correo electrònico es el que aparece en el registro.
    Un fuerte abrazo,
    Beatriz Elena Sarria Luna

  6. Querida Amalia. Fijate que el dia de hoy encontré unas fotos que te tome en una feria de libro aqui en Zacatecas y otras en la casa de Clarita en la cd de Mexico.En el mes de Diciembre pasado conocí a Juan Manuel Roca , me dijo que es tu amigo. SALUDOS

  7. Estimada Amalia te mando muchos saludos desde aqui Zacatecas ojala te acuerdas de un servidor y de juana gallo nos conocimos en lacd da mexico con Clarita .

  8. Hola Amalia soy psicoanalista.Empecé un taller de narración oral escénica, y leí tu libro vean vé, mis nanas negras, tengo 53 años, mi profe te conocióen Colombia.Vivo en la patagonia argentina (Comodoro Rivadavia).Por algo me conecté con el erotismo y la narración, será que conocí a un hombre y estoy enamorada?,será que voy a ser abuela?. No lo sé pero algo me acercó desde el viento y la estepa, a los relatos de las nanas en Colombia.Un abrazo grandote.Me gustaria tener tu e-mail.
    Graciela Hernández.

    1. Qué alegría que una colega, soy psicoterapeuta, lea mi libro empezando un taller de narración oral escénica. Quién es tu profe, porque tendré que agradecerle, el que te haya conectado con mi erotismo en la narración oral y por supuesto en mi escritura. El viento y la estepa, al igual que los ríos, los mares y la selva, no tienen nada que ver con conocer a un hombre y estar enamorada, o de pronto están conectados con todo eso.Habrá que averiguarlo.Un abrazote de aguacero chocoano acompañado de mi correo, amalialu@gmail.com, me encantará que me escribas. Amalialú

  9. Me encanto el libro lo compre en choco y al estarlo leyendo senti el aroma de su clima y gente. es una buena manera de describir choco

  10. muy bueno el libro de las nanas negras me lo recomendo un amigo y quede enamorada de sus escritos,seguire leyendo

  11. ME GUSTA , ME GUSTA MUCHO , TODO LO QUE PRESERVE LA CULTURA LA IDENTIDAD DE UN PUEBLO , BIENVENIDO , SU ESTILO ME ENCANTA , CREO QUE ESTUVO BIEN INVSTIGAR ACERCA DE ELLA ., CONCLUYO: ES UNA BLANCA CON ESPIRITU NEGRO .SE NUEVO BIENVENIDA A MI BLIBLIOTECA .

Los comentarios están cerrados.