Presentación La Otra-Gaceta No. 23

Alfredo Fressia
Alfredo Fressia
El pasado domingo 25 de enero, entre una enorme concentración en la plaza central de la Ciudad de México, El Zócalo, el programa dominical Ciclotrón, asistimos a la presentación de La Otra en el Palacio de Bellas Artes. El ánimo festivo y celebratorio dominó en los discursos de los escritores Marco Antonio Campos y Evodio Escalante, porque de alguna manera el documental de Alfonso Serrano, “Somos La Otra” anticipó un estado emocional propicio para el juego y la expectativa de quien asiste ya no al parto sino al brindis por el recién nacido. María Luisa Martínez Passarge y Alfredo Fressia, Directora Editorial y Editor, respectivamente, dieron la bienvenida al poetaje que ya ocupa sus lugares en este medio de transporte a la palabra y la cultura.

 

Alfredo Fressia, Editor de La Otra
25 de enero de 2009
Desde Sâo Paulo al Palacio de Bellas Artes en la Ciudad de México

Alfredo Fressia
Alfredo Fressia
Queridos amigos, ya ven que, ausente, soy el Otro de La Otra, otro que no es furtivo pero que vive en el sur de América del Sur y por eso no puede estar presente en esta ocasión de fiesta.

Escribo sólo para saludarlos y para pedirles que nos deseen suerte en esta empresa editorial, pero no les oculto que ese tema de la otredad, mencionado desde el sugestivo nombre de la revista, me parece central en estos tiempos de globalización, de grandes migraciones y diálogos multiculturales. “Uruguayo residente en Brasil”, según la fórmula que uso y usan en mis fichas bio-bibliográficas, me acostumbré desde muy joven a ser el Otro. En cierto sentido, también soy un poco el Otro sudamericano entre los otros latinoamericanos de La Otra, dicho ahora sin chiste pero con mi mejor acento uruguayo. En fin, me parece que todo poeta es siempre un poco Otro, o por lo menos, muchas veces su deber consiste en ponerse en el lugar del Otro.

En ese sentido no creo que el equipo de La Otra represente ni quiera representar una unidad o un único proyecto estético, Más bien creemos y respetamos la diversidad. Sabidamente nos tocaron tiempos poco simpáticos a la poesía (un verso de Gelman decía que el capitalismo no es simpático a la poesía), pero aprendimos que sin ella no sobreviviríamos. Por eso, La Otra se dispone a ser un espacio para la poesía, para las artes en general, y un espacio para la inteligencia también.

Nos gustaría dar cuenta con ecuanimidad de la poesía que se hace en México y en el continente. No presentamos ningún Manifiesto, como en los belicosos tiempos de las vanguardias, pero no se nos escapa que hay siempre un peso “ideológico”, una cierta idea de la poesía que defenderemos. Por eso permanecemos abiertos a varias franjas etarias y, en lo posible, a todas las estéticas consistentes. De ahí también el espacio dedicado a otros géneros literarios.

Por otro lado, la presencia de una artista como María Luisa garantiza la calidad del espacio dado las artes visuals y el diseño (inclusive “en puente” con la poesía y el ensayo, como lo ha hecho José Ángel -hermosamente– con la estupenda producción fotográfica de Rogelio Cuéllar).

Finalmente, y para ejercer el tema de la otredad de la La Otra, aprovecho este encuentro entre amigos –pero encuentro público al fin– para exigir una vez más el respeto debido al pueblo palestino. Yo les pido que se lea este poema que mando  y que escribí estos días. Lo hice sin una intención explícita de compromiso con el pueblo palestino, y sólo al final me di cuenta que había hablado todo el tiempo de ese pueblo y de la agresión que sufre. Va con un abrazo a todas y todos,

Alfredo

 

 

ABEL

Juegan los dos niños. Hermano mío

tan exacto será el crimen, a ti

cabrán estas ciudades y los hijos,

y nos reiremos casi mareados

del carrousel. Dimos vuelta a los ríos

del Edén y vimos girar el globo

terrestre en el pupitre, un ecuador

obeso crujía sobre la esfera,

el calambre en la costilla de Adán.

Era como un vértigo, como un viaje

de regreso obediente rumbo al vientre.

Yo rumiaré con gratitud el pasto

de los nacidos para morir. Tú

trazarás con el compás ese círculo

donde otra vez me hundo. Hermano mío,

guardé el borrón de sangre prometida

en los lentos cuadernos de la infancia,

o eran pergaminos, piel mortal, versos.

Sólo quedó la bóveda del cráneo

y una estrella. Los misiles le apuntan.

 

 

María Luisa Martínez Passarge, Directora Editorial de La Otra

Ma. Luisa Martínez Foto: JAL
Ma. Luisa Martínez Foto: JAL
Hace dos o tres años supe de un plan de estudios para una maestría en diseño y producción editorial de la UAM-Xochimilco que llamó mucho mi atención.

No he tenido tiempo -no me he dado el tiempo-para conocer más sobre este plan, pero concierne al diseñador gráfico involucrado en el proceso completo, total, de la edición. Si mal no recuerdo, propone el concepto de editor gráfico para este profesionista.

Me gustó mucho porque me vi reflejada en estos planteamientos. Creo que ejercer así el diseño gráfico editorial es, de alguna manera y desde muy lejos, lo que me ha traído hoy aquí a esta mesa, con ustedes.

La amistad, el cariño y el apoyo de muchas personas han sido detonadores de este proyecto que se llama La Cabra Ediciones y de La Otra.

Refiriéndome a la parte gráfica, que es de lo que naturalmente me correspondería hablar, quiero agradecer a Rogelio Cuéllar su generosidad, ya que, además de sus imágenes -su ojo– que acompañan e inauguran este primer número de La Otra, fue suya la fantástica idea de tomar la foto “en vivo” de los amigos e integrantes de nuestros consejos Editorial, Nacional, Internacional y de Arte. Gracias, Rogelio.

Va también un especial agradecimiento a Alfonso Serrano. Cuando le platicamos del proyecto de la revista y de la foto que Rogelio había sugerido, inmediatamente nos propuso hacer un video que tuviera como eje el proceso de esa toma fotográfica. Hace un par de días apenas que vimos el resultado de ese trabajo y que hoy se presentó a ustedes, y que me parece maravilloso. Gracias, Alfonso, y gracias a tu equipo: David Fernández, Janek Schwirten Bader y Mariana Guevara Aura, que sin conocernos le entraron al proyecto con mucho entusiasmo.

Quiero mencionar también a dos personas a quienes normalmente José Angel Leyva y yo les agradecemos de manera personal y privada, pero hoy quiero hacerlo ante ustedes: Begoña Pulido y Daniel Passarge, gracias por su apoyo.

Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm
Foto de Pascual Borzelli-Casa Lamm

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

4 comentarios sobre “Presentación La Otra-Gaceta No. 23”

  1. Querido Alfredo y otros amigos:

    Les deseo mucha suerte en esta empresa. Que en ella participe un querido amigo y gran poeta como Alfredo es toda una garantía. Soy un poeta uruguayo, y celebro y disfruto cada una de los proyectos de la poesía, donde sea.

    Les mando un abrazo enorme. Y, con humildad, aporto un poema del libro en el que estoy trabajando. ¡Salud!

    BAJO UN ALA DE SOMBRA:
    déficit en el lenguaje o lo que queda de él

    palabras resecas, sarmentosas
    duras como matrioskas de tilo sin nada adentro,
    como golems de arcilla del vltava
    sin mandamientos en la frente;
    con ausencia en el corazón,
    muerte o como se llame esa carencia

  2. A La Otra

    Mis saludos y enhorabuena a la Otra, ahora cuando la noria impresa nos marea con tanta absurdez de palabrerías y otros chimes nada creativos.

    Ahí os mando un poema mío del ultimo libro publicado. Podéis hacer con el lo que queráis.

    Un abrazo solidario

    Jose Luis Pasarin Aristi Escribidor y Poeta por necesidad –Desde el País Vasco.

    Súbitamente
    en este estado de cosas
    cualquier presagio
    es como una creencia que puede renacer
    en cualquier suburbio
    donde Epicuro pudo perder la pluma
    mientras se siguen escribiendo
    a pesar de los placeres terrenales
    epitafios bohemios
    sobre las viejas paredes urbanas
    ebrias de tanta desesperanza
    En realidad trato de justificar
    los vaivenes del alma
    con el verso didáctico
    que no encuentra su apogeo
    al empezar el ciclo iniciático
    y mi debilidad de no saber nada
    Será necesario como sea recordar
    dónde esta cada cosa
    El punto exacto en
    que ahora estamos para recobrar
    nuevas señas de identidad
    que desconvoquen a la muerte y a
    todo aquel inicio que sigue hostigando.

  3. !Qué rrrico sentí cuando entró a mi bandeja-e el blog de La Otra! Me latió al ver a María Luisa retratada frente a La Guadalupana, me dieron contenturas por el simple hecho de que exista el proyecto, me alegró ver las fotos que tomó Pascual Borselli de tanta gente conocida, reconocida y admirada parada en las escalinatas de Casa Lamm (por un instante me confundí y pensé que se había reunido en San Francisco… o Buenos Aires), me encantó el proyecto editorial que visa lanzar sus miradas a la América llamada latina… (orita mismo me lanzo a localizar a Alfredo Fressia (somos vecinos ambos de São Paulo: Lourdes y yo vivimos en el Largo de Batata, ¿dónde vive Usted, Alfredo?)

    ¡Vaya! Me dio gusto percibir tantos soplos de optismo. Cómo lo necesitamos en este nuestro México tan polarizado, tan dividido por la ceguera de odios jarochos, tan confuso. Hago votos por que el sentido de compromiso de los queridos editores no excluya las posibilidades del diálogo, que a final de cuentas es el único camino hacia el espíritu de reconciliación que le queremos legar a los hijos y a los nietos: en los orígenes de la poesía (poēsis = ποίησις) está la salvación del colectivo.

    Mil abrazos y los mejores deseos, de
    Felipe Ehrenberg

    ehrenberg.felipe@gmail.com
    http://www.ehrenberg.art.br

Los comentarios están cerrados.