Un cuento de Milcíades Arévalo (Colombia, 1943)

Milcíades Arévalo
Milcíades Arévalo

En “El caballo del viento y la muchacha desnuda”, el autor nos impulsa en dirección de las sublimes tentaciones.

 

 

 

EL CABALLO DEL VIENTO Y LA MUCHACHA DESNUDA
Milcíades Arévalo

Un sueño es una escritura, y hay muchas
escrituras que sólo son sueños.

Umberto Eco

El día que leí mi primer  poema comenzó mi desgracia.
Si bien es cierto  que ya había leído a Blake y a los poetas judíos de Toledo, todavía no era capaz de confundir a  la congregación con poemas de este tenor: Ecia vlume veldé, eninoc qu, que en idioma vulgar no  era otra cosa que una letanía de amor. Tal vez por eso y sólo por eso, y también para castigarme contra las tentaciones de la poesía, el prior del monasterio  me mandó a refrescar el magín al río.

No había terminado de saborear el agua, que a esa hora de la tarde era  de vidrio, vi a unas  muchachas bailando en la orilla opuesta al son de un laúd, tanto que no parecían lo que eran sino plantas ornamentales, flores, parte del paisaje -digo, es un decir-. ¡Oh, hermosas muchachas!

Para comprobar lo que veían mis ojos, presto me zambullí en lo más terrible de la corriente, luchando a brazo partido contra la muerte, desorientado como un pez en  extrañas aguas. A punto de saborear mi primer triunfo contra las tentaciones del demonio,  las muchachas comenzaron a gritar en coro: “¡Cuidado con las serpientes! ¡Cuidado con la fauna acuática! ¡Cuidado con lo que no ve!”, porque a decir verdad yo parecía un tronco a la deriva. Tan pronto hube llegado a la orilla opuesta sentí como un suspiro de agonías y caí de rodillas ante la más bella.

Ella se quedó mirándome como si acabara de encontrar la dicha,  para que las demás muchachas se murieran de envidia o se tiraran los pelos de pura rabia o se fueran a sus casas a morderse los labios  delante del espejo y  nos dejaran solos para besarnos de la manera más deliciosa

Después de muchas cabriolas y equilibrios, ella desenfundó mi sexito, duro y templadito como un puñal de acero y comenzó a cabalgar sobre mí cuerpo corriendo desbocada, descocada, vaiviniéndose, haciendo olas con su pelo, ¿qué podía hacer yo bajo su cuerpo de luna refulgente? –¡Válgame Dios!–. Ella no quería oírme, sólo huir hacia ninguna parte, sentadita sobre mi  puñal de tormento,  con el pelo al viento, sin zamarros ni espuelas de plata.
Cuando empezaron a sonar las campanas para la víspera,  ya no había nada más que hacer, ni caballo ni muchacha desnuda huyendo sobre el lomo del viento, sólo la mañana de un nuevo día temblando entre los árboles, vino el prior a buscarme. Al verme en tal estado, desnudo y hambriento, enredado entre las zarzas de mi propia desgracia, con el seso perdido de un miserable Lázaro, me preguntó qué había pasado conmigo.

Todo se lo conté. Sin embargo,  fue como si no me oyera. En volandas me trajo de regreso al monasterio y me puso a comer arañas en un rincón de  la biblioteca de la venerable congregación,  para que no olvidara jamás mis propósitos iniciáticos y pudiera dedicar mis horas de holganza a otros virtuosismos más doctos que el amor.

Desde entonces, héme aquí, tratando de olvidar todo lo acontecido a la orilla del río, en el sendero del bosque donde aún pastan  el caballo del viento y  la  muchacha desnuda.

 

 

Milcíades Arévalo
Milcíades Arévalo
Milcíades Arévalo,nació en Colombia, en El Cruce de los Vientos (1943).  Periodista cultural, fotógrafo,  narrador, dramaturgo  y editor, director  de la revista Puesto de Combate de la Sociedad de la Imaginación, fundada en 1972.  Entre sus libros publicados  se destacan El oficio de la Adoración (Relatos, 1988), Inventario de Invierno (Cuentos juveniles, 1995) y Cenizas en la Ducha (Novela, 2001. Tiene varios libros inéditos, entre ellos: Manzanitas verdes (Cuentos), El Jardin Subterráneo (Teatro) Galería de la memoria (ensayos), La Loca poesía (Antología)  y El Héroe de todas las derrotas (Novela).

Ha participado en diferentes encuentros, entre otros: Conmemoración de los 10 años de la muerte de  Pablo Neruda, Universidad  Autónoma de Santo Domingo (República Dominicana, 1983); Viaje por la Literatura Colombiana, realizado por el Banco de la República (1984); Primer Encuentro Iberoamericano de Teatro (Madrid, 1985), con presentación de su obra El Jardín Subterráneo en Madrid, Granada, Palma de Mallorca, Toledo; Realizador del 1o, 2º y 3º  Encuentro de Revistas y Suplementos Literarios en la Feria del Libro de Bogotá, durante los años 1988, 1989 y 1990; Primer Encuentro de Revistas Culturales de América Latina y el Caribe,   invitado por Casa de las Américas (La Habana-Cuba, 1989).

Durante su vida ha sido marinero, empleado bancario, vendedor de libros, publicista, jurado en distintos concursos de cuento y poesía, conferencista de literatura colombiana, editor de libros y  corrector de estilo. Aunque estudió  Español y Literatura, se considera autodidacta por naturaleza. Ha conocido muchas ciudades, puertos y gentes, lo cual le ha permitido hacer de su narrativa una experiencia vital.

Dirección:
milciadesarevalo@gmail.com
milciadesarevalo@hotmail.com
sociedadelaimaginacion@gmail.com

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

5 comentarios en “Un cuento de Milcíades Arévalo (Colombia, 1943)”

  1. Desde Valencia, España, un cordial saludo y mi más sincera enhorabuena! No conocía nada de su obra y descubrir este relato me ha dado la alegría de la mañana. Delicioso!

  2. tus cuentos me parecen unos de los cuentos mas bonitos que he leido .
    por eso quiero que me mandes si puedes el ultimo libro que escribistes…..
    te felicito bye bye bye
    KISSS

  3. colombia

    COLOMBIA BELLA

    Admiro el verdor de sus montañas,
    cobijadas con manto de neblina,
    con el oro latente en sus entrañas
    sus cascadas de agua cristalina,,
    y caminos de tierra colorada,
    que bordean con flores la colina.

    En el valle descansa la manada,
    con las garzas al pie de los pantanos,,
    al arrullo que deja la quebrada.

    Es la obra maestra del concierto,
    tejida por el boga de los mares,
    con Manaure, cerquita del desierto.

    Primorosa por todos los lugares: ,
    los nevados, termales y plantíoss,
    y por bosques sembrados de pinares

    en los climas calientes y los fríos,
    en la selva, con natural represa,,
    y las ondulaciones de los ríos.

    Como novia radiante de belleza, ,
    con el manto de la sierra nevada,
    en los lagos refleja su pureza.

    Con múltiples riquezas adornada,
    es la Virgen de todos los altares,
    y también es la más desamparada.

    ¡Es Colombia!…, ‘la Bella’, de los planos,
    dibujados con divino acierto,
    con el favor de grandes artesanos. ,

    Por:Margarita Ruth Correa U…..Poetisa Colombiana.

    A COLOMBIA

    Golpea el mar el casco del navío
    que me aleja de ti, patria adorada.
    Es medianoche; el cielo está sombrío;
    negra la inmensidad alborotada.

    Desde la yerta proa, la mirada
    hundo en las grandes sombras del vacío;
    mis húmedas pupilas no ven nada.
    Qué ardiente el aire; el corazón qué frío.

    Y pienso, oh patria, en tu aflicción, y pienso
    en que ya no he de verte. Y un gemido
    profundo exhalo entre el negror inmenso.

    Un marino despierta… se incorpora…
    aguza en las tinieblas el oído
    y oigo que dice a media voz

Los comentarios están cerrados.