Un relato de Ana Clavel

Ana Clavel. Foto: JAL
Ana Clavel. Foto: JAL
La escritora mexicana
hace suya La Otra y ofrece
un atisbo a su escritura.

 

 

 

 

 

Siempre el paraíso

Ana Clavel

Ana Clavel. Foto: JAL
Ana Clavel. Foto: JAL
Se transformaba a cada instante. Huía sin remedio. Era un cazador profesional. Capaz de introducirse en una sinagoga con dulces para ofrecer a los presentes mientras atisbaba la apartada sección de mujeres, convertida en un súbito harem. O de aprender húngaro para conversar con la madre de su siguiente conquista. También le daba por asumir formas proteicas: pez, chupamirto, lobo, araña. Yo lo amaba en cada una de sus facetas y lo esperaba después de cada transformación. Mientras tanto, me derramaba en otros continentes, pero en cada travesía siempre lo buscaba a él. Me maravillaban sus artes metamórficas, su capacidad líquida para escurrirse entre las manos. Por supuesto, deseaba apresarlo, proclamar que ese hombre múltiple era sólo mío.

Un día llegó a mi casa extenuado. Sus ojos urgían una tregua. Se quedó dormido entre mis brazos como agua escondida. Cabía en un cuenco, un simple vaso. Podía beberlo sin prisa. Pero me contuve, sospeché la tristeza de Dalila, el dolor de Salomé y me contuve.

“Tuve un sueño raro”, me dijo al despertar. “Eras una mujer de agua que dormía en el lecho de un valle. Hombres que venían del desierto te descubrían y te deseaban: querían poseerte -yo entre ellos-. Te forzábamos. Te resistías. La sed iba en aumento, imperiosa, tiránica: terminábamos por beberte. Aún paladeaba el último sorbo -el cuenco líquido de tu cadera, creo- cuando de pronto lo supe: una nueva sed, rotunda y desesperanzada, comenzaba a secarme el alma.”

Y guardó silencio. Busqué sus ojos y él los míos. Por primera vez desnudos desde la última ocasión en que escapamos juntos del Paraíso.

Publicado por

Mexking

Freelance webdesigner-webmaster

Un comentario en “Un relato de Ana Clavel”

  1. ¡Me encantó!, poético, cachondo. Saeta puntiaguda que va sin escalas al alma, antes que a la razón.
    Espero alcanzar esa narrativa aunque sea, en mis siguientes 50 años. Mi narrativa es más coloquial y me gusta, pero ésta prosa poética me desarma.
    Sara.

Los comentarios están cerrados.